Comprometida para conectar al mundo

ICTs for a Sustainable World #ICT4SDG

Comunicado de prensa

La UIT revela la última clasificación mundial por países del Índice de Desarrollo de las TIC con la publicación del Informe "Medición de la Sociedad de la Información" de 2017

La Internet de las cosas, la inteligencia artificial y los macrodatos figuran entre las tendencias clave




Ginebra, 15 noviembre 2017

 La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), publica hoy la novena edición de su Informe anual "Medición de la Sociedad de la Información". En términos generales, se considera que esta emblemática publicación de la UIT constituye el repositorio de análisis y datos generales sobre el desarrollo mundial de las TIC más fiable e imparcial del mundo. De hecho, gobiernos, organizaciones internacionales, bancos de desarrollo y analistas del sector privado de todo el mundo hacen amplio uso de ella.

La presente edición del Informe revela que los avances simultáneos en los ámbitos de la Internet de las cosas (IoT), el análisis de macrodatos, la computación en la nube y la inteligencia artificial propiciarán innovaciones de envergadura y transformarán radicalmente los sectores empresarial, gubernamental y social, mejorando en última instancia los medios de vida a escala mundial.

Según el Informe, esta revolución se desarrollará en las próximas décadas y conllevará oportunidades, desafíos y repercusiones que aún no conocemos plenamente. Para poder aprovechar sus beneficios, los países habrán de crear condiciones que favorezcan el despliegue de infraestructuras de servicios y redes de la próxima generación. Del mismo modo, tendrán que adoptar políticas propicias a la experimentación y la innovación y, al tiempo, mitigar los posibles riesgos para la seguridad de la información, la privacidad y el empleo.

"De la presente edición del Informe se colige que las TIC pueden hacer del mundo un lugar mejor y contribuir en gran medida a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible", afirmó el Secretario General de la UIT, Sr. Houlin Zhao. "No obstante, a pesar de los avances logrados en términos generales, la brecha digital sigue constituyendo un desafío que cabe abordar. Esto último es importante porque las tecnologías de la información y la comunicación y la economía digital tienen la capacidad de modificar las vidas de miles de millones de hombres, mujeres y niños. La revolución digital puede transformar naciones – incluso continentes enteros – previa condición de que los recursos digitales sean accesibles. Este Informe ayudará a los países a lograr ese objetivo".

"Confío en que este Informe revista un gran valor para los miembros de la UIT, especialmente para los responsables de la elaboración de políticas, la industria de las TIC y todas las personas que se afanan en construir una sociedad de la información integradora a escala mundial", destacó el Sr. Brahima Sanou, Director de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, a quien incumbe la elaboración anual del Informe. "A fin de aprovechar plenamente los beneficios socioeconómicos de la revolución digital, se necesitan servicios e infraestructuras físicas eficientes y asequibles, habilidades de usuario más avanzadas y parámetros e indicadores comparables a nivel internacional que respalden políticas públicas favorables".

RESUMEN DE LAS CONCLUSIONES DEL INFORME:

Índice de Desarrollo de las TIC – Clasificación por países

El Índice de Desarrollo de las TIC de 2017 (IDI de 2017) de la UIT, contenido en este Informe, es un referente único en lo tocante al nivel de desarrollo de las TIC en países de todo el mundo. Islandia encabeza la clasificación del IDI de 2017, seguida de dos países y una economía de la región de Asia y el Pacífico y otros seis países europeos, cuyos mercados de TIC revisten un carácter competitivo y han registrados altos índices de inversión e innovación en la materia durante muchos años.

Hasta ahora, el IDI se basaba en 11 indicadores, a cuya revisión se procedió a raíz de las últimas novedades introducidas en los mercados de TIC. A raíz de ese ejercicio se decidió que, a partir de 2018, el IDI vendría definido por 14 indicadores que deberían facilitar información adicional sobre el rendimiento de cada país y el desempeño relativo de los países con distintos niveles de desarrollo.

Medición del desarrollo de las TIC

Los datos más recientes de que se dispone con respecto al desarrollo de las TIC traducen un progreso constante en materia de conectividad y utilización de estas tecnologías. Durante la última década, se ha registrado un crecimiento sostenido en la disponibilidad de las comunicaciones, especialmente de la telefonía móvil celular y, más recientemente, de la banda ancha móvil. El desarrollo de la infraestructura de banda ancha fija y móvil ha impulsado el acceso a Internet y su utilización. El número de abonos a la banda ancha móvil a escala mundial excede actualmente los 50 por cada 100 habitantes, lo que ha propiciado una mejora del acceso a Internet y los servicios en línea.

A pesar de la rápida expansión de las TIC, existen importantes brechas digitales entre países y regiones. A pesar de ello, se ha registrado un crecimiento de estas tecnologías en los países menos adelantados, en términos tanto de conectividad como de utilización de Internet. En el plano mundial, más de la mitad de los hogares tiene acceso a Internet, si bien la tasa de crecimiento parece haber caído por debajo del 5 por ciento anual. Por otro lado, se han logrado progresos significativos en cuanto a la reducción de la brecha digital entre hombres y mujeres a escala regional.

Tendencias emergentes en materia de TIC

La Internet de las cosas (IoT) ampliará en gran medida la huella digital. Dicha tecnología conectará no solo a personas, organizaciones y recursos de información, sino también a objetos dotados de capacidades de detección, procesamiento y comunicación de información digital. Esta infraestructura ubicua generará una ingente cantidad de datos, que podrá utilizarse para incrementar la eficiencia en términos de producción y distribución de bienes y servicios, y mejorar la vida de las personas de formas innovadoras.

Mediante el análisis de macrodatos se extraerán datos útiles de estos flujos de información digital. Ello permitirá comprender y predecir mejor la evolución de las TIC, así como tomar mejores decisiones en materia de gestión y políticas. A fin de dar sentido a la proliferación de información, se requiere una fuerza de trabajo con aptitudes analíticas, computacionales y metodológicas adecuadas, así como una infraestructura de TIC de alta capacidad.

La nube y otras arquitecturas reducirán las barreras que impiden el acceso a recursos informáticos escalables. Se han empezado a ofrecer servicios computacionales flexibles y a petición a través de Internet, lo que permite reducir los costes fijos de la infraestructura de TIC en beneficio de las organizaciones pequeñas y medianas. Con objeto de explotar plenamente su potencial, es preciso disponer de una conectividad de banda ancha fija y móvil fiable.

La inteligencia artificial ayudará a las personas a tomar mejores decisiones. A tal efecto, todos los algoritmos deben adaptarse meticulosamente a los datos existentes y a los objetivos fijados. Ello requiere de expertos avezados en aprendizaje automático y de grandes conjuntos de datos para entrenar algoritmos.

Todas estas TIC avanzadas contribuyen a la consecución de los trascendentales Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Existen aplicaciones prometedoras en esferas tales como la manufactura, la agricultura de precisión, el gobierno, la educación, la asistencia sanitaria, las ciudades inteligentes y el transporte inteligente. En el marco de iniciativas más amplias, las TIC pueden contribuir al logro de todos y cada uno de los 17 ODS.

A fin de aprovechar los beneficios de las TIC avanzadas, se necesitan infraestructuras, competencias y servicios adecuados. Las redes tendrán que soportar los diversos niveles de calidad de servicio exigidos por los usuarios y las aplicaciones y, al mismo tiempo, brindar una conectividad robusta y ubicua. Ello requerirá la implantación de plataformas de IoT inalámbricas, la virtualización de la red y una mejora de la conectividad de fibra, así como el desarrollo de competencias en materia de TIC avanzadas entre los usuarios.

Las TIC avanzadas plantean inquietudes con respecto a las brechas digitales de la próxima generación. Los operadores de red y los usuarios deberán adaptar sus modelos comerciales para poder aprovechar las oportunidades dimanantes de la evolución digital. En consecuencia, se insta a los responsables de elaboración de políticas y a los reguladores a crear condiciones propicias a la innovación y la experimentación empresarial.

Del mismo modo, las políticas habrán de mitigar los desafíos existentes en los ámbitos de la seguridad de la información, la privacidad, el empleo y la desigualdad de ingresos. Las necesidades locales y nacionales también deben tenerse en cuenta. En numerosas esferas de la economía digital, la reducción de las barreras de acceso puede permitir a los empresarios locales concebir modelos comerciales innovadores adaptados a las condiciones de su entorno. En ese sentido, convendrá facilitar el desarrollo de algoritmos y aplicaciones centrados en las personas y sensibles a los aspectos culturales.

La realización de mediciones fidedignas y significativas respecto de la implantación y el uso de las TIC avanzadas resulta crucial. A fin de aprovechar plenamente los posibles beneficios de las TIC avanzadas, se necesitan mediciones fidedignas y significativas que vayan más allá de los datos existentes, lo que requerirá de la colaboración entre varias partes interesadas y de enfoques novedosos para recopilar información directamente de las infraestructuras y aplicaciones digitales.

Comparaciones regionales

Tal y como demuestra el IDI de 2017, las distintas regiones geográficas presentan niveles muy dispares de desarrollo de las TIC. También se observa una variación significativa en las experiencias de los diversos países de estas regiones y un vínculo importante entre dichas diferencias y el nivel de desarrollo económico de los países.

En el IDI de 2017, África presenta un valor promedio de 2,64 puntos. Por su parte, Mauricio se posiciona en la mitad superior de la clasificación. La región alberga dos de los tres países cuyos valores registraron las mejoras más dinámicas durante el año, a saber, Namibia y Gabón.

Los Estados Unidos y Canadá encabezan la clasificación del IDI en la región de las Américas. La mayoría de los países de esta región se sitúan en los dos cuartiles intermedios. En la región de las Américas, las mejoras más significativas fueron registradas por países de rango medio de América del Sur, América Central y el Caribe.

La región de los Estados Árabes también presenta valores sumamente diversos en el marco del IDI de 2017. Esta región comprende una serie de economías de ingresos elevados, entre ellas, Bahrein, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. Las mejoras más importantes de la región corresponden a países de ingresos medios, cuyo valor promedio aumentó más del doble que el de los países ubicados en los segmentos superior e inferior de la clasificación regional.

Siete economías de la región de Asia y el Pacífico presentan valores que exceden los 7,50 puntos y ocupan puestos del cuartil superior del IDI de 2017, entre ellos la República de Corea, que se posiciona segunda en la clasificación general. Seis países mejoraron sus valores en más de 0,40 puntos, incluido el segundo país más dinámico del IDI de 2017, la República Islámica de Irán.

Solo un país de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Belarús, se posiciona en el cuartil superior de la clasificación del IDI de 2017. Los países más dinámicos en términos de valores de IDI fueron los situados en el segmento inferior de la clasificación regional (Ucrania, Uzbekistán y Kirguistán).

Europa ostenta el valor promedio regional más elevado del mundo (7,50 puntos) y 28 de sus 40 países ocupan puestos del cuartil superior. Las mejoras más sustanciales fueron registradas en Chipre y Turquía.

Perfiles nacionales

La presente edición del Informe contiene – por primera vez – perfiles nacionales en los que se destacan la estructura del mercado de las TIC y los últimos avances de 192 economías de todo el mundo. Cada perfil incluye una descripción general de las iniciativas normativas y reglamentarias emprendidas, así como de los niveles actuales de despliegue de las redes y adopción de los servicios. Estos perfiles figuran en el Volumen II del Informe.

* Nota a los editores:

En la UIT, la región de África no incluye los Estados Árabes de África septentrional.