Pagina Principal UIT Unión Internacional de Telecomunicaciones English Français 
  Copia Imprimible 
Pagina Principal UIT
Página principal : Actualidades de la UIT
  
INTERNET DE LOS OBJETOS


Siemens

 

“Las tecnologías más avanzadas son aquellas que no vemos, las que se funden en el contexto del quehacer cotidiano a tal punto que forman parte de él.”

Mark Weiser

  El Informe de la UIT sobre la “Internet de los objetos” describe cómo las tecnologías ubicuals anuncian ya un mundo de aparatos interconectados. También pasa revista a los aspectos tecnológicos y comerciales y a las perspectivas de los países en desarrollo. Contiene un anexo con estadísticas de más de 200 economías. El Informe ha sido elaborado por la Unidad de Estrategia y Políticas de la UIT

“Internet de los Objetos”

Ya se anuncian los sistemas del futuro

La Internet ha transformado la vida cotidiana de muchas personas al permitirnos la conexión de unos con otros sin barreras de hora ni de distancia. Un Informe reciente de la UIT anuncia una nueva revolución y afirma que en las próximas dos décadas tendremos un impresionante número de objetos interconectados en línea, aún más que el creciente número de personas que navegan en la web. Por ejemplo, el refrigerador podrá intercambiar información con los estantes del supermercado, la lavadora podrá comunicar con la ropa y la ropa que llevamos puesta podrá “hablar” a los objetos con los que nos encontremos. Esta conexión del universo físico y el universo virtual de Internet es la «Internet de los Objetos» (Internet of Things).

Es la revolución anunciada que describe el Informe de la UIT “The Internet of Things”, séptimo de una serie de Informes de la UIT sobre Internet, publicado especialmente para la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) en noviembre de 2005. Explica este Informe, por ejemplo, que se puede instalar un dispositivo de identificación exclusivo en el teléfono móvil para transmitir la identidad y el lugar en el que se encuentre el usuario o permitir la recepción de información específica de ese lugar. Algunos artículos de la industria ya tienen una etiqueta electrónica con transmisor de radiocomunicación, que permite localizar el artículo en línea en cualquier lugar y en cualquier momento. Es un identificador tan pequeño como un grano de arena que puede aplicarse prácticamente a todo.

La infraestructura necesaria para soportar esta Internet de los Objetos se está desarrollando rápidamente (Figura 1). A mediados de 2005 había en todo el mundo más de 2 mil millones de teléfonos móviles. Los servicios de Internet móvil y la realización de las redes móviles de mayor velocidad de la nueva generación, como las redes 3G (IMT-2000), permiten la conexión del usuario desde prácticamente cualquier lugar y acceder a las redes en cualquier momento utilizando una conectividad permanente. De otra parte, se estudian soluciones para extender el sistema de codificación de las direcciones Internet. El código actual de 32 bits permite unos 4 mil millones de direcciones, pero un código de 128 bits (como el “Ucode” que está creando el Centro Japonés de Identificación Ubicua) permitiría crear direcciones para asignar un billón de identificadores de objetos todos los días durante un billón de años.

Probablemente vamos a vivir en un mundo lleno de redes invisibles de diminutos procesadores interconectados, todos imperceptibles para los usuarios (Figura 2). El difunto Mark Weiser, responsable del programa científico del Centro de Investigación XEROX de Palo Alto, California (Estados Unidos), presentaba así este futuro en 1991 cuando acuñó la denominación de “informática ubicua”. Según sus propias palabras “Las tecnologías más avanzadas son aquellas que no vemos, las que se funden en el contexto del quehacer cotidiano a tal punto que forman parte de él”.

Figura 1 — Extensión del acceso a la Internet
Usuarios y abonados de Internet 1995–2004 (gráfico de la izquierda). Los primeros 10 países en número de abonados a 3G, 2004 (gráfico de la derecha)

De la mano de las tecnologías

La extensión de la Internet a los objetos será una de las aplicaciones de tecnologías esenciales como la identificación por radiofrecuencia (RFI), la detección inalámbrica o la nanotecnología.

El concepto de la Internet de los Objetos es relativamente nuevo, pero no son tan nuevas las tecnologías en las que está basado. La RFID fue inventada a mediados del siglo XX y ya hace más de una década empezaron a comercializarse materiales que explotan la nanotecnología. La combinación de estas tecnologías permite crear los cada vez más frecuentes objetos “inteligentes”, por ejemplo autómatas, “coches inteligentes” o “edificios inteligentes”. Por otra parte, el progreso de la miniaturización permitirá conectar objetos cada vez más pequeños que podrán comunicar con la red y entre ellos. En el Informe de la UIT se estudian avances recientes de la nanotecnología que van a permitir ofrecer cada vez mayor capacidad de tratamiento en un volumen cada vez más reducido.

La RFID permite identificar algo teniendo en cuenta su posición, una función esencial para las comunicaciones entre objetos. Es la más madura de las tecnologías potenciadoras, a tal punto que ya se han definido protocolos de normalización y empiezan a comercializarse aplicaciones comerciales en un mercado de rápido desarrollo. La estimación de ingresos de las RFID en 2004 oscila entre 1.500 y 1.800 millones USD. La nanotecnología no ha alcanzado esta fase de madurez pero hay un creciente interés por sus posibilidades. La National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos prevé que la producción anual mundial de los sectores de la nanotecnología alcanzará un total de 1 billón USD en 2015, siendo particularmente alentadoras las cifras de electrónica y semiconductores.

Las tecnologías de detección son el puente entre los universos físico y virtual, el medio que permite que los objetos respondan a las modificaciones del entorno. Las redes de detección inalámbricas son comunes en muchas aplicaciones, por ejemplo accesos protegidos, supervisión del entorno o automatización doméstica, y un desplome de los precios de fabricación de detectores permitirá generalizar estos sistemas. La robótica ha salido ya de las fábricas y se anuncia un gran mercado para la industria de robots domésticos.

El impacto de estas tecnologías, sea de cada una de ellas o de su utilización combinada, será extraordinario. Restará validez a las actuales estructuras de la industria de las telecomunicaciones y abrirá un campo de oportunidades y modelos comerciales totalmente nuevos.

Figura 2 — La Internet de los Objetos
La nueva dimensión del entorno de las comunicaciones

Los nuevos mercados potenciales

El mercado mundial de las telecomunicaciones se multiplicó prácticamente por tres entre 1990 y 2003, pasando de 374 mil millones a 1.124 mil millones USD, lo que supone una tasa de crecimiento del 8,8% (Figura 3). Los mercados de los países en desarrollo están creciendo casi dos veces más rápidamente que los mercados de los países industrializados y en 2003 esos mercados representaban una quinta parte de la renta mundial de las telecomunicaciones. Ahora bien, es el sector de las comunicaciones móviles el que ha crecido más rápidamente, pasando de sólo un 2% del mercado en valor en 1990 a un 43% en 2003. Es probable que la renta de los servicios móviles supere la renta de explotación de líneas fijas en 2005 por primera vez.

  La tecnología de identificación por radio-frecuencia (RFID) se utiliza para leer los datos de cada paquete y seguir la expedición.

El control de existencias y la expedición son mucho más eficientes

Siemens

El acceso de banda ancha ha transformado el concepto de la Internet, que se está apropiando una parte de los ingresos del servicio telefónico de líneas fijas. Es una tendencia que se va a confirmar con el nuevo sistema de Internet de los Objetos. La renta por transmisión de datos en todo el mundo está creciendo mucho más rápidamente que la renta por transmisión de voz y probablemente seguirá siendo así cuando millones de objetos puedan intercomunicar. En un entorno lleno de dispositivos interconectados, el nuevo sistema de la Internet de los Objetos podría representar un mercado nuevo e importante para las telecomunicaciones.

Oportunidades para los países en desarrollo

Los países en desarrollo también están innovando y están adaptando estas nuevas tecnologías que pueden significar mucho para conseguir los objetivos de desarrollo. Entre los posibles beneficios de aplicaciones basadas en la Internet de los Objetos se prevén soluciones más prácticas para el diagnóstico y la atención médica, agua salubre, saneamiento, generación de energía, mayor actividad comercial y mayor seguridad alimentaria.

Por ejemplo, la producción y exportación de mercancías son actividades que utilizan las tecnologías de detección para verificar la calidad y la pureza del producto: café en Brasil y Chile, o carne bovina en Namibia. La RFID se ha utilizado para el seguimiento de expediciones de carne bovina a la Unión Europea, para controlar el origen y la manipulación de la carne en canal. Es una garantía de calidad en el actual mercado de normas más rigurosas y una forma de ayudar a los productores de los países en desarrollo a aumentar sus exportaciones.

Bangladesh utiliza nanofiltros para conseguir agua potable. Los sistemas de nanodetectores permiten supervisar la calidad del agua de una forma más económica, y los sistemas de nanomembrana podrían facilitar el tratamiento de aguas residuales. Las nuevas tecnologías podrían contribuir a mejorar la calidad de la atención médica en los países en desarrollo, si la Internet de los Objetos se utiliza para controlar el origen de medicamentos seguros y eliminar falsificaciones.

Las tecnologías de detección pueden significar mucho en regiones que están expuestas a un riesgo de catástrofes naturales, que necesitan sistemas eficaces y de gran cobertura para evitar la pérdida de vidas y bienes materiales. Los autómatas especializados en la detección y la eliminación de minas antipersonal están evitando la muerte y la amputación en zonas de guerra.

Figura 3 — El rápido crecimiento de las telecomunicaciones
Evolución de la renta por servicios de telecomunicaciones, 1990–2003, en miles de millones USD. Desglose de países desarrollados/en desarrollo y servicios de línea fija/móvil

La India y China han tomado iniciativas para apoyar la investigación y la creación de programas informáticos, y es probable que estos gigantes en desarrollo también van a contribuir al progreso de estas tecnologías. Los importantes programas de investigación que están realizando permiten suponer que la Internet de los Objetos se va a adaptar a las condiciones y las circunstancias particulares de estos países. Todo indica que los países en desarrollo, lejos de ser seguidores pasivos, van a tener una función de líderes en la implementación y la generalización de utilización de estas tecnologías emergentes.

 


Siemens

Los pacientes de este hospital de Nueva York llevan pulseras RFID que contienen su historial médico y el tratamiento, lo que ayuda al personal a ofrecer una atención médica más segura y eficaz

Necesitamos una normalización

La normalización es fundamental para la aplicación y la difusión masiva de cualquier tecnología. Sin normas no habrían podido prosperar la Internet ni los teléfonos móviles actuales. Cuando la Internet de los Objetos sea una realidad, los protocolos de normalización serán cada vez más complejos porque casi todos los elementos de cálculo y objetos domésticos podrán integrarse en las redes. Actualmente cada una de estas tecnologías tiene sus propias normas, pero el concepto de la Internet de los Objetos no se podrá realizar sin un tratamiento sistemático de la normalización que garantice la compatibilidad de los protocolos de comunicación.

¿Y la privacidad?

Estamos creando la infraestructura técnica para la Internet de los Objetos y la industria de las telecomunicaciones considera que tiene un mercado nuevo y rentable, pero hay que preguntarse si los consumidores realmente quieren que su refrigerador haga automáticamente el pedido de las verduras, o que su aspiradora notifique directamente una avería al fabricante. También se plantean serias dudas sobre la privacidad y la protección de los datos, debido a la posibilidad de utilizar detectores e identificadores inteligentes para seguir los desplazamientos y los hábitos de una persona sin que ella lo sepa. Habrá que revisar los actuales conceptos de privacidad cuando se instale una cámara en la pantalla del monitor o un detector de huellas dactilares en el tirador de la puerta. Asistiremos a un intercambio masivo de datos, invisible y constante, entre los objetos y las personas y también entre distintos objetos, sin que se informe al “propietario” de estos datos. ¿Quién controlará al cabo la información que van a registrar los oídos y los ojos electrónicos que nos rodeen?

Las objeciones del público y las activas campañas de los consumidores han hecho fracasar los intentos de comercialización de sistemas RFID de dos conocidas sociedades. Para fomentar una mayor utilización de las tecnologías que son la base de la Internet de los Objetos es preciso sentar los principios de consentimiento con conocimiento, confidencialidad y seguridad de los datos. Sin iniciativas comunes para proteger estos valores, con todas las partes de la administración pública, la sociedad civil y el sector privado, se van a impedir durante cierto tiempo los beneficios potenciales de una Internet de los Objetos completamente implementada.

 

 

Comienzo de la página - Comentarios - Contáctenos - Copyright © ITU 2019 Reservados todos los derechos
Contacto público : Unidad de la Comunicación de la Unión
Fecha de creación : 2019-04-20