Comprometida para conectar al mundo

¿Cómo se financia la UIT?

​​​​​​​​​​​​​​Para funcionar eficazmente, la UIT necesita una financiación estable y adecuada.

En 2016 los ingresos totales de la UIT ascendieron a 175 millones CHF, que provenían principalmente de tres fuentes: las contribuciones de los Miembros, las actividades sujetas a recuperación de costos y las contribuciones voluntarias para proyectos específicos.

Contribuciones de los Miembros: ¿quién paga qué?

En la actualidad, la UIT cuenta con 193 Estados Miembros y más de 800 entidades Miembros, entre las que se cuentan empresas privadas e instituciones académicas. En 2016 las contribuciones de los Miembros rondaron los 123 millones CHF, cerca del 70% de la financiación total de la UIT.

Las contribuciones de los Estados Miembros ascendieron al 61% de los ingresos totales de la UIT. Los diez Estados Miembros que más contribuyen fueron Japón, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, la Federación de Rusia, China, Australia, Canadá y Arabia Saudita. Los 183 países restantes, entre los cuales se cuentan 44 países menos adelantados, cubrieron el 26% de la financiación total de la UIT. Puede consultar la lista de los Estados Miembros que más contribuyen aquí.

Las contribuciones de las organizaciones industriales que participan en los tres Sectores de la UIT (Radiocomunicaciones, Normalización de las Telecomunicaciones y Desarrollo de las Telecomunicaciones), que se conocen como Miembros de Sector y Asociados, ascendieron al 9% del presupuesto total de la UIT en 2016. La pertenencia a la UIT permite a las empresas entrar en contacto con los reguladores y responsables de políticas de TIC, participar en la normalización y definición de prácticas idóneas y asesorar a los gobiernos en materia de estrategias y tecnologías de TIC. Puede consultar la lista de los principales Miembros procedentes de la industria aquí.

Las instituciones académicas Miembros aportaron menos del 0,2% del presupuesto.

Otras fuentes de financiación

La UIT genera aproximadamente el 19% de sus fondos totales con la recuperación de costes, esencialmente de actividades tales como la venta de publicaciones de la UIT, las tasas de notificación de redes de satélites y la inscripción de números universales de llamada gratuita (UIFN).

La UIT concierta asociaciones con otras organizaciones y entidades que pueden proporcionar contribuciones voluntarias destinadas a la ejecución de proyectos, en particular en los países en desarrollo y menos adelantados. Los proyectos realizados con contribuciones voluntarias ascendieron a más de 10 millones CHF en 2016.

Contribuciones de los Miembros: cómo funcionan

Los Miembros de la UIT abonan su contribución mediante un sistema de libre elección de la clase contributiva destinado a proporcionar previsibilidad y estabilidad al presupuesto.

En las Conferencias de Plenipotenciarios de la UIT cada Estado Miembro selecciona una clase de contribución. Por ejemplo, para los Estados Miembros la unidad contributiva vale 318 000 CHF. Los Estados Miembros pueden elegir una clase de contribución en una escala de 40 unidades a 2 unidades y también en las clases de 1½, 1, ½, ¼, 1/8 y 1/16 unidades. Sólo los Estados Miembros que figuran en la lista de Países Menos Adelantados de las Naciones Unidas, y los que estén especialmente autorizados por el Consejo de la UIT, pueden seleccionar las clases de contribución 1/8 y 1/16 de unidad. De este modo los países menos adelantados pueden participar en los trabajos fundamentales de la UIT.

Del mismo modo, la unidad contributiva para los Miembros de Sector asciende a 63 600 CHF y la contribución anual mínima de un Miembro de Sector es la mitad de esa suma. A partir de ese mínimo, los Miembros de Sector pueden elegir libremente el monto de su contribución. Las Instituciones Académicas benefician de tasas preferentes, al igual que los Miembros de Sector de algunos países en desarrollo.

Los Estados Miembros y los Miembros de Sector pueden decidir aumentar su número de unidades contributivas en cualquier momento y cualquier proporción hasta una cantidad máxima. Para garantizar la estabilidad presupuestaria, un país sólo puede reducir su número de unidades contributivas por pasos de un 15% en cualquier Conferencia de Plenipotenciarios.

​​