Comprometida para conectar al mundo

SDG

Entorno político y reglamentario para la transformación digital

​​​​​​​​​​​​​​​

RESUMEN


RETOS Y SOLUCIONES: CREAR REDES 5G PARA EL FUTURO


​La reglamentación puede ayudar a salvaguardar y proteger a las personas, la información y la infraestructura. Puede ayudar a crear las condiciones necesarias para que todos los actores del mercado gocen de igualdad de condiciones. La reglamentación puede propiciar un entorno que fomente y promueva el rendimiento de las inversiones, por ejemplo, en infraestructura.

Hoy en día casi no existe una economía que no tenga su propio regulador de TIC independiente (ya sea un ministerio o una autoridad reguladora) que gestione asuntos de vital importancia como la atribución del espectro de radiofrecuencias, la concesión de licencias de operadores y el desarrollo de las redes y servicios nacionales en un entorno político cada vez más complejo. Los reguladores se ocupan de cuestiones como la evolución de los marcos impositivos digitales, las estrategias de compartición de infraestructura, los problemas de confianza del consumidor, la difuminación de las líneas que separan el desarrollo de contenido de la explotación de la red, las cuestiones relativas a la inversión en redes y la conexión de todas las personas a los beneficios de las TIC.

El sector de las TIC es uno de los sectores que más rápidamente se mueven, por lo que requiere respuestas reglamentarias rápidas. Por una parte, las TIC son cada vez menos visibles, pero están cada vez más presentes, integradas en muchos sectores y sistemas que van más allá de las TIC. Algunos mercados se están refundiendo, otros están proliferando y se fragmentan. Las ciberamenazas están creciendo en alcance y escala y aumento del número de abonados móviles está ampliando el acceso local a Internet. Muchos países están ampliando el alcance de sus marcos reglamentarios para hacer frente a los desafíos de la transformación digital, mientras que la vigilancia y la aplicación de la ley van en aumento. Por otra parte, también está aumentando la colaboración entre los reguladores de TIC y los reguladores de otros sectores.

Las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial (IA), los macrodatos, la economía de las aplicaciones, la computación en la nube, la Internet de las cosas, los medios sociales y la tecnología móvil y los modelos de negocio, están poniendo a prueba los paradigmas normativos. Los reguladores nacionales se enfrentan a las nuevas tecnologías, así como a nuevos modelos de negocio e inversión. Al mismo tiempo, son conscientes de que deben seguir ocupándose de la salvaguardia y la protección de los consumidores y la infraestructura sin obstaculizar la innovación o la inversión.

Rara vez un modelo reglamentario se adapta a todos los casos y la existencia de marcos reglamentarios divergentes en un entorno complejo y en rápida evolución puede añadir complejidad, crear incertidumbre y desalentar la inversión y la innovación​.

Las autoridades de reglamentación de las TIC nacionales suelen colaborar con las autoridades encargadas de la competencia, las autoridades de protección de consumidores y datos, las autoridades de radiodifusión y toda autoridad designada para ocuparse de las cuestiones relacionadas con Internet. Con cada vez más frecuencia los reguladores de las TIC también se asocian con sus homólogos de otros sectores para abordar la regulación de la transformación digital. De hecho, las tecnologías y los servicios digitales están transformando la vida de toda la sociedad y están ya integrados en muchos sectores y sistemas más allá de las TIC, desde la agricultura, la banca, la mitigación del cambio climático, la educción, el cibergobierno y la salud a los sistemas de transporte inteligentes y los sistemas de gestión inteligente del agua. 

CONTRIBUCIÓN DE LA UIT

Asistencia de la UIT a sus Estados Miembros en materia reglamentaria




Última actualización: junio de 2019 ​