Comprometida para conectar al mundo

SDG

Preparación para pandemias: Tecnología para la COVID-19 y futuros brotes

​​​​​​​​​​​​​ ​​Pandemic

GENERALIDADES

Retos


La actual pandemia de COVID-19 y las consecuencias económicas resultantes han puesto en peligro décadas de desarrollo, frenando el ritmo de progreso hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

La demanda de servicios de comunicaciones de banda ancha se ha disparado desde el comienzo de la pandemia y algunos operadores han experimentado un incremento de hasta el 60% en el tráfico de Internet con respecto a antes de la crisis. Tras el brote de la COVID-19, el tráfico mundial de datos móviles por usuario superó los 6 gigabytes al mes para todo tipo de dispositivos.

Pese a haber disminuido de forma constante en los últimos años, el coste de la conexión sigue siendo elevado en los países en desarrollo. Además, la COVID-19 ha situado a casi 100 millones de personas más en todo el mundo por debajo del umbral de la pobreza, un aumento de la pobreza mundial sin precedentes.

El acceso a la electricidad es fundamental para la conectividad. La pandemia de la COVID-19 ha truncado años de progresos constantes hacia el acceso universal a la electricidad y deja a su suerte a los 759 millones de personas (sobre todo en África y Asia) que siguen viviendo sin electricidad.

En plena época de confinamientos nacionales debido a la COVID-19, 1.600 millones de niños de todo el mundo se vieron afectados por el cierre de escuelas, ocasionando la mayor interrupción masiva de la educación en la historia moderna. Un informe conjunto de la UIT y UNICEF señala que dos tercios de los niños en edad escolar del mundo no disponen de acceso a Internet en sus hogares.

OPORTUNIDADES


En 2019, unos 4.100 millones de personas (el 54% de la población mundial) utilizaban Internet con regularidad. Desde entonces, el número de usuarios se ha incrementado en 800 millones hasta alcanzar a finales de 2021 una cifra estimada de 4.900 millones de personas, es decir, el 63% de la población mundial.

Según el Banco Mundial y los Fondos de Inversión en el Clima, los países que han logrado integrar sus respuestas a la COVID-19 y a la crisis climática han sido capaces de encontrar soluciones con menores emisiones de carbono y más resilientes al clima, lo que redunda en beneficio no sólo de los sistemas sanitarios sino también del medio ambiente.

Para hacer frente a la COVID-19, muchos países han desplegado soluciones sanitarias digitales innovadoras, desde aplicaciones de rastreo de contactos hasta aplicaciones de telemedicina.

El servicio de Alerta Sanitaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha transmitido información sobre la COVID-19 a miles de millones de personas a través de servicios de mensajería específicos, utilizando funciones de IA para ofrecer a los usuarios una mejor experiencia interactiva.

A medida que la pandemia se extiende por todo el mundo, Giga, la iniciativa mundial de la UIT y UNICEF para conectar todas las escuelas a Internet, ha cartografiado más de un millón de escuelas en 41 países y ha conectado más de 3.000 de ellas, garantizando el acceso a Internet a más de un millón de estudiantes y profesores.

Las soluciones basadas en la nube han contribuido a realizar la transición hacia la educación y las consultas médicas a distancia.

La infraestructura digital robusta, resiliente y segura, accesible en todo el mundo, seguirá siendo fundamental en caso de pandemia, epidemia o cualquier tipo de catástrofe.


COOPERACIÓN PARA INCREMENTAR LA RESILIENCIA MUNDIAL: CONTRIBUCIÓN DE LA UIT


En su calidad de organismo de las Naciones Unidas especializado en las TIC, la UIT nodeja de movilizar a sus Miembros de los sectores público y privado de todo el mundo, así como a la comunidad tecnológica en general, a través de importantes iniciativas, como las destinadas a la respuesta a la COVID-19, el desarrollo sostenible y la reconstrucción tras la pandemia. El trabajo de la UIT pone de relieve la necesidad de que todos los países y regiones aprovechen plenamente el potencial de las TIC, las tecnologías nuevas e incipientes y la correspondiente transformación digital para hacer frente a esta crisis y recuperarse de la misma.

Respuesta oportuna y coordinación 

Nada más comenzar la pandemia, la UIT puso en marcha la plataforma mundial para la resiliencia de las redes (REG4COVID), con el fin de hacer frente a la presión sin precedentes a la que se vieron sometidas las redes de telecomunicaciones debido al incremente del número de países, empresas y particulares que recurrieron a las tecnologías digitales con motivo de la COVID-19. La plataforma ayuda a los responsables políticos, a los reguladores y a los agentes del sector a garantizar, en la medida de lo posible, la resiliencia de las redes y la disponibilidad de los servicios de telecomunicaciones para todos.

En abril de 2020, la Comisión de la Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible celebró una reunión especial de emergencia, en la que adoptó su Programa de Acción, en el que se esbozan las medidas inmediatas que los gobiernos, la industria, la comunidad internacional y la sociedad civil podrían adoptar para consolidar las redes digitales, aumentar la capacidad de los puntos de conexión esenciales, como los hospitales y los centros de transporte, así como incrementar el acceso digital y la inclusión, con el objetivo de reforzar la respuesta colectiva a la crisis de la COVID-19..

La UIT se sumó al Banco Mundial, la GSMA y el Foro Económico Mundial para poner en marcha acciones concretas e inmediatas, que van desde fomentar la resiliencia de las redes hasta garantizar el acceso y la asequibilidad de los servicios digitales, con el fin de ayudar a los gobiernos, al sector privado y a todos los ciudadanos a hacer frente a la pandemia de la COVID-19. El Plan de Acción Conjunta para el Desarrollo Digital y la Propuesta de actuación publicados en abril de 2020 tenían por objeto aprovechar al máximo las tecnologías e infraestructuras digitales durante la pandemia.

En abril y mayo de 2020, se organizó una serie de seminarios web sobre Cooperación digital durante la COVID-19 y en adelante" en los que se analizó cómo garantizar una conectividad segura, estable, asequible e inclusiva. La serie -organizada por la UIT en cooperación con la Oficina del Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Cooperación Digital- contribuyó a conocer posibles soluciones, así como planteamientos y estrategias comunes, adoptadas por distintos países y partes interesadas.

Cooperación para ampliar la conectividad 

Desde los inicios de la pandemia, la UIT y la OMS, con la ayuda de UNICEF, colaboran con empresas de telecomunicaciones para enviar mensajes de texto directamente a los teléfonos móvil de la población con información sanitaria esencial para protegerse contra la COVID-19, informando así a todas aquellas personas que no disponían de conexión a Internet .[A1] [MN2] 

La Coalición Digital Partner2Connect, creada por la UIT en septiembre de 2021 en colaboración con la Oficina del Enviado del Secretario General para la Tecnología, se esfuerza por fomentar la conectividad efectiva y la transformación digital en los países del mundo con mayores dificultades para conectarse, en consonancia con la hoja de ruta del Secretario General de las Naciones Unidas para la cooperación digital.

Asimismo, a raíz de COVID-19, la iniciativa Connect2Recover de la UIT tiene por objeto reforzar la infraestructura digital de los países en desarrollo y promover una mejor utilización de las tecnologías digitales, como el teletrabajo, el comercio electrónico, la enseñanza a distancia y la telemedicina, a fin de favorecer la recuperación de la COVID-19, mejorar las condiciones para la "nueva normalidad" y ayudar a prepararse para futuras pandemias.

Inteligencia artificial para la salud

En la serie de seminarios IA para el bien, basada en la experiencia de toda la comunidad IA, se han analizado casos prometedores de utilización de la inteligencia artificial en la atención sanitaria y otros campos para hacer frente a la COVID-19 y otros problemas de alcance mundial.

La IA puede servir para predecir brotes y clasificar síntomas. De estos temas se ocupa el Grupo Temático UIT-OMS sobre inteligencia artificial en el ámbito de la sanidad, una colaboración multipartita para establecer un marco y sus correspondientes procesos con el fin de realizar una evaluación comparativa de las soluciones de 'IA para la salud'. Se tiene previsto establecer un nuevo Grupo ad-hoc dentro del mencionado Grupo Temático con el fin de establecer las prácticas idóneas en cada una de las fases durante una emergencia de salud pública.

Reforzar la seguridad y la protección en línea 

Una de las preguntas que resulta más acuciante que nunca para muchos padres es cómo garantizar la seguridad de sus hijos en línea. Las nuevas Direcctrices de 2020 de la UIT sobre la protección de la infancia en lína, han sido reconocidas por el G20 como una herramienta esencial para proteger y empoderar a los niños en el mundo digital.

A fin de contriuir a crear un entorno segurio y fiable para todos aquellos que dependen de las TIC durante la crisis de la COVID-19, la UIT está colaborando con sus asociados para poner a disposición herramientas y recursos en materia de ciberseguridad, y ha creado CYB4COVID, un repositorio exhaustivo de conocimientos sobre ciberseguridad en el contexto de la COVID-19, que servirá de ayuda a los países, a las empresas y a los ciudadanos a la hora de reaccionar ante las nuevas y crecientes amenazas que están surgiendo en el mundo digital durante la pandemia de la COVID-19.

Lecciones para mejorar la capacidad de respuesta en el futuro 

El Foro de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) ha organizado sesiones semanales de Charlas sobre la CMSI, en las que se examinaronn diferentes aspectos de la respuesta mundial a la COVID-19. En el marco de la plataforma del Inventario de la CMSI, que promueve la utilización innovadora de las tecnologías digitales para lograr un impacto social, se ha recopilado el Repositorio de casos de las TIC proyectos y actividades dedicados a responder a la crisis de la COVID-19.

La mayor parte de la población mundial se concentra en las ciudades, lo que magnifica la propagación de la pandemia de la COVID-19. La iniciativa Unidos por ciudades inteligentes y sostenibles  (U4SSC) ─ coordinada por la UIT, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE) y ONU-Hábitat y con el apoyo de otros 14 organismos de las Naciones Unidas ─ ha creado una nueva esfera de trabajo para investigar soluciones y prácticas idóneas utilizadas por las ciudades para hacer frente a la pandemia.



Última actualización: diciembre de 2021