UNIÓN INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES

 

 

CLAUSURA DE LA PLENARIA A LA CMSI
Yoshio UTSUMI
Secretario General

Ginebra, Suiza
Viernes 12 de diciembre de 2003

Excelentísimos Señoras y Señores,
Señoras y Señores:
Ahora que asistimos a los últimos momentos de esta primera fase de la CMSI, parece sorprendente que un evento que requirió cinco años de preparación pueda terminar tan súbitamente. Pero, como dijo Winston Churchill, "Éste no es el final; ni siquiera el principio del fin. Pero acaso sea el fin del principio".

La primera fase de la CMSI ha sido un evento que ha servido para preparar un programa. En efecto, hemos hecho un mapa del camino que nos llevará a Túnez en 2005 y a construir una sociedad mundial de la información a más tardar en 2015.

Asimismo, hemos convenido en un conjunto común de principios de política, algo que parecía dudoso incluso el martes de esta semana. Por otra parte, hemos acordado un conjunto de medidas, conjunto que será la primera prueba a que se someterán las alianzas de asociados que hemos establecido.

La CMSI es un proceso y no un producto.

Cuando empezamos a preparar la Cumbre, esperábamos que en ella participaran de cinco a siete mil personas, pero ni siquiera en sueños imaginamos que convocaría a más de 20 000 personas, lo que demuestra la importancia de lo que hemos convenido el día de hoy. 

En la fase preparatoria de la Cumbre se dio a la UIT el mandato de desempeñar un cometido rector. El que me incumbe ahora al terminar este evento es dar las gracias a todos aquellos que han contribuido al mismo.

En primer lugar desearía agradecer a la Confederación Suiza y al Cantón de Ginebra la excelente hospitalidad y la contribución generosa que nos han brindado para hacer de la Cumbre una realidad. Por otra parte, y aunque una plantilla de 5 000 personas contribuyó a organizar este evento, considero que sería adecuado extender un especial agradecimiento en representación de estas personas al Secretario de Estado, Sr. Mark Furrer y al Sr. Embajador Daniel Stauffacher.

En segundo lugar, quiero dar las gracias al gran número de países y organizaciones que han donado servicios de personal y recursos, así como aportado contribuciones financieras en los últimos tres años y especialmente a aquellos que aceptaron el riesgo que suponía hacer las primeras contribuciones en un momento en que no estábamos seguros de que la Cumbre pudiera celebrarse. Muy particularmente, querría agradecer las contribuciones financieras al Fondo Fiduciario realizadas por la UIT, Japón, Suiza, Canadá, el Cantón de Ginebra, la Comisión Europea, Italia, Suiza, Finlandia, España, NTT DoCoMo, Bélgica, la República Checa, Portugal, Burkina Faso, la OMM, la UPU, Rwanda, Eslovenia, Malta, el FNUCU, la ATU y la contribución prometida por Gabón.

He de señalar que los Gobiernos de Suiza, Japón, Canadá, Corea, España y Rumania, así como KDDI, también contribuyeron generosamente proporcionando servicios de personal, y que el Cantón de Ginebra ha financiado la Secretaría de la sociedad civil. Asimismo, doy las gracias a los organismos y empresas que han contribuido con personal, entre otros, la UIT, la UNESCO, UNITAR, el PNUD, y KDDI. Desearía extender mi agradecimiento igualmente a la UIT, la UNESCO, la OIT y las Naciones Unidas en Ginebra por haberse prestado a albergar las reuniones de PrepCom.

En tercer lugar, desearía dar las gracias a todos aquellos que han contribuido al proceso de PrepCom. Desde julio de 2002 hemos pasado innumerables horas negociando textos y durante 38 largos días y noches el infatigable optimismo de nuestro Presidente, Sr. Adama Samassekou, nos mantuvo activos. En este contexto, desearía agradecer muy especialmente al Sr. Embajador Numminen de Finlandia y a la Sra. Lyndall Shope Mafole de Sudáfrica el haber impulsado el proceso en una serie de momentos capitales, y dar las gracias también al Sr. Marc Furrer que nos impulsó a todos a su término.

En cuarto lugar, he de indicar que no sólo PrepCom, sino también la organización de reuniones regionales, desempeñó un cometido crucial en las primeras fases de la preparación de los documentos, así como para llegar a una visión común de política. Por ello, desearía dar las gracias a los países y ciudades que fueron los anfitriones de las reuniones regionales y subrregionales.

Ahora bien, el proceso de PrepCom y las reuniones regionales hubieran sido inútiles de no ser por la asistencia de miles de delegados de los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, los cuales infundieron a la Declaración y el Plan de Acción sentido de propósito y optimismo. En las 22 páginas que hemos aprobado hoy subyacen más de 7 000 de contribuciones y comentarios presentados en las diferentes etapas del proceso de PrepCom.

Esta montaña de papel ha sido tramitada por la Secretaría Ejecutiva de la CMSI bajo la experta dirección de su Director Ejecutivo, el Sr. Pierre Gagné. La Secretaría Ejecutiva que empezó siendo una diversa colección de personalidades, terminó esta primera fase actuando como un equipo. Todos hemos aprendido unos de otros, ya que sin un trabajo de equipo nada es posible. Y en este sentido, desearía dar las gracias al Sr. Charles Geiger, el Sr. Alain Clerc y la Sra. Louise Lassonde, entre otros miembros de la Secretaría Ejecutiva.

Pero no sólo la Secretaría Ejecutiva, también el personal y los Miembros de la UIT han desempeñado un cometido crucial en la celebración de las reuniones de PrepCom y el trabajo de la Secretaría Ejecutiva, gracias a sus esfuerzos y recursos, y por haber organizado un préstamo inicial. Doy las gracias al respecto al Sr. Embajador Guy Olivier Segond. Desearía también rendir un homenaje personal al Sr. Arthur Levin, que ha sido mi mano derecha a lo largo de todo el proceso, así como al asesor jurídico de la UIT, Sr. Arnaud Guillot, por sus contribuciones y asesoramiento. También deseo muy en especial dar las gracias al Grupo de Contenido, que dirigió el Sr. Tim Kelly.

Durante la CMSI propiamente dicha, más de 300 miembros del personal de la UIT participaron en la realización de diferentes tareas, junto con nuestros anfitriones suizos. Llegados aquí, desearía extender un especial agradecimiento al equipo de registro, al personal encargado de medios de comunicación y de la seguridad, a los funcionarios de protocolo, a los expertos en logística, a los equipos de traducción e interpretación y a todos aquellos que han trabajado entre bambalinas para hacer que este evento se desenvolviese sin problemas. Asimismo, quisiera dar las gracias a los demás funcionarios de elección de la UIT por su apoyo en todas las etapas del proceso.

Por último, vaya mi agradecimiento también a ustedes, Señores Jefes de Estado, Ministros, funcionarios superiores, empresarios, representantes de la sociedad civil y otros delegados que han hecho de este evento una oportunidad tan memorable. Gracias a todos los participantes.

Si bien dije en mi discurso inaugural que al concebirse la estructura de esta Cumbre consideré importante la innovación, he de añadir que lo más novedoso nos aguarda aún. En efecto, ésta es la primera Cumbre Mundial que se celebra en dos fases, siendo la segunda la que se convocará en Túnez del 16 al 18 de noviembre de 2005. 

Mirando hacia el futuro, nos damos cuenta de lo fundado de dicha decisión. En efecto, aunque aún no hemos terminado la Declaración y el Plan de Acción, contamos con un calendario preciso para concluir ese trabajo. Por nuestra parte debo decir que la UIT está comprometida a desempeñar cabalmente las funciones que le incumben en cuanto a la implementación de dicho Plan de Acción y a seguir desempeñando su papel rector en la fase de Túnez. 

Sigamos trabajando y progresando con la mira puesta en Túnez.