Banner WTPF 2009

Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (CANITEC)
Statement by Mr. Héctor Hugo Huerta Reyna, Director Jurídico y de Asuntos Internacionales

Sr. Ministro;
Sr. Secretario General;
Sres. Funcionarios de elección de la Unión Internacional de Telecomunicaciones;
Distinguidas Delegadas y Delegados,

En nombre de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable de México (“CANITEC”), agradezco la invitación a este trascendental evento, el cual tiene como marco la bella ciudad de Lisboa y la impecable organización y gentileza de la Administración Portuguesa a quienes felicito; así como agradezco también la oportunidad de realizar las siguientes consideraciones:

Las Tecnologías de la Comunicación y la Información (“TIC´s”) nos ofrecen la oportunidad de insertar a la población en la sociedad de la información y el conocimiento, y de esta manera elevar su nivel socioeconómico a través de múltiples aplicaciones.

Tal como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (“UIT”) ha declarado, la sociedad tiene los derechos universales al conocimiento y la infraestructura y es responsabilidad y obligación de los gobiernos asegurar que la población goce del beneficio de dichos derechos a través de la mejor política de telecomunicaciones.

Los operadores de telecomunicaciones por cable en México hemos entendido que este compromiso abarca a todos los actores del sector; hemos entendido la necesidad de llevar a cabo una labor de coadyuvancia con el gobierno a fin de alcanzar dichos fines.

En este sentido, hace algunos años apostamos por pertenecer, como Miembros de Sector, a una de las instituciones más sólidas del mundo y la más importante en materia de telecomunicaciones: la UIT. Gracias a esto, la industria de telecomunicaciones por cable ha crecido en cuanto a conocimiento y aprendizaje de los temas de vanguardia e intercambio de experiencias regulatorias y de política; hemos recibido una gran retroalimentación sobre las problemáticas que son comunes a diversos países y también hemos podido proponer para su estudio diversos temas no resueltos.

Tal como se afirma en el documento número 10 presentado por el Gobierno de México, las empresas de telecomunicaciones por cable han sido muy activas en materia de convergencia, lo que ha contribuido a la reducción de tarifas de telefonía y acceso a Internet de banda ancha. Efectivamente, a partir de la entrada de los operadores de cable a prestar estos servicios, se han logrado reducir las tarifas de estos en más de 40%.

De igual manera, la labor del gobierno de México en la actual administración ha estado por mucho a la altura del reto que este país enfrenta en materia de telecomunicaciones. En los últimos meses hemos contado con una definida política pública de telecomunicaciones consistente en la emisión de diversas disposiciones que, en su conjunto, y por su importancia y trascendencia son solamente equiparables a las emitidas con motivo de los procesos de privatización y liberalización del sector durante la década pasada.

La implementación de la Portabilidad Numérica, la reducción de las áreas de larga distancia nacional, la emisión de un Plan de Interconexión, así como resoluciones sobre reducción de tarifas de interconexión en larga distancia y telefonía móvil son algunas de estas medidas.

No obstante lo anterior, todas ellas, con excepción de la portabilidad numérica, han sido recurridas legalmente por parte del Incumbente, lo cual frena y dificulta el proceso hacia un entorno de competencia más equilibrado en México.

Sin duda nos sumamos a la opinión de que la Convergencia es uno de los temas más importantes y trascendentes para las telecomunicaciones en la actualidad.

A este respecto, destacamos la preponderancia que en el Informe del Secretario General se da al tema de la competencia. Se habla de la intensificación de la competencia; también se afirma que a fin de estimular las inversiones, se debe promover un entorno reglamentario transparente, propicio y proclive a la competencia; se establece como uno de los retos para el futuro la reglamentación específica del sector y su relación con principios generales de política de competencia en materia de convergencia, entre otras consideraciones.

Nosotros no podríamos estar más de acuerdo con esto; el tema de la competencia sigue siendo uno de los temas torales para este sector, y quizá en lo único que podríamos, si acaso, diferir es que más que un reto futuro es todavía un reto presente en algunos países.

En México, el Incumbente cuenta con el 88% del mercado de telefonía fija después de casi 20 años de su privatización. Sin embargo, lo grave no es el hecho de que entre más de 20 operadores de telefonía y más de 200 operadores de cable se repartan el 12% restante, sino que los intentos del gobierno por crear mejores condiciones de competencia para los entrantes han sido durante todos estos años bloqueados de manera, por cierto, muy exitosa.

Esta falta de condiciones adecuadas de competencia ha propiciado que contemos con unas muy altas tarifas en materia de telefonía y una muy baja teledensidad. Sin embargo, más preocupante aún que esto se permee al que ahora se debe considerar como un servicio primordial, que es el de banda ancha, tecnología facilitadora de beneficios económicos y sociales.

El gobierno continúa en su labor de impulsar los servicios de banda ancha en México, tal como se expresa en el documento número 11 presentado en este Foro. No obstante lo anterior, el tema de la competencia efectiva es un tema clave para poder detonar exitosamente el crecimiento de estos servicios a favor de la población.

Existe también una opinión en el reporte del Secretario General sobre la forma de evitar el monopolio en el servicio de banda ancha, y esto es a través del fomento a la competencia de infraestructura entre diversos actores, por ejemplo, entre empresas de telecomunicaciones, de cable y de servicios públicos.

En este sentido, cabe destacar que cuando el monopolio estatal en México fue privatizado se prohibió a este operador participar en el servicio de televisión, precisamente por estas razones. Esta medida sigue en vigor, aguantando la presión del Incumbente para trasladar su poder de dominancia a un nuevo mercado, desincentivando entonces la competencia de infraestructura.

Las experiencias internacionales nos muestran que aún en un marco mundial de Convergencia, no todos los operadores son regulados de la misma manera y el criterio continúa siendo la dominancia. En este sentido, la Regulación Asimétrica es aún considerada como una medida por demás efectiva para equilibrar o controlar las distorsiones de mercado que pueda provocar dicha dominancia.

Pero también hemos visto que cuando las condiciones establecidas para corregir las disfunciones del mercado son insuficientes o su aplicación no resulta posible, se puede recurrir a otro tipo de medidas como podría ser incluso la separación funcional del ente dominante.

Ayer en uno de los páneles se hablaba de la disyuntiva entre mayor o menor regulación; regulación buena o mala. Creemos que una regulación eficiente es la que logra nivelar las fuerzas del mercado, que es finalmente el objetivo de la intervención del gobierno. Como mencionó uno de los panelistas, las palabras clave son: Enforcement and Incumbent.

El “Proyecto de Opinión 2 sobre las repercusiones del surgimiento de las redes de próxima generación (NGN) y del acceso de banda ancha avanzado” del reporte del Secretario General, contiene un “observando con preocupación … que en la era de la convergencia podrían surgir nuevas estructuras de obstrucción y posiciones dominantes en el mercado en el sector de las telecomunicaciones”. A nosotros nos gustaría agregar un “observando con más preocupación … que el tema de la competencia en muchos países aún no ha sido superado”.

Como ejemplo de daños colaterales, hacemos igualmente referencia al tema de Interconexión Internacional a Internet que figura en el reporte: “… el abuso de poder de los operadores tradicionales, anteriormente monopólicos, en los países en desarrollo hace que, en algunos de ellos, el costo de la interconexión internacional a Internet sea artificialmente alto.” Este es el caso de México.

Los operadores de cable en México tomamos el reto sentado en esta Opinión en el sentido de que los Miembros de Sector debemos considerar programas ambiciosos de implantación del acceso a banda ancha y a redefinir nuestra posición de “intermediarios inteligentes” que aseguran el acceso del usuario a los servicios, así lo continuaremos haciendo y seguiremos colaborando con el gobierno en este sentido. Parafraseando a uno de los panelistas del día de ayer: We are in the same team.

También deseamos tener la oportunidad de seguir discutiendo en este Foro Mundial de Política de Telecomunicaciones los diferentes aspectos de política y reglamentación de las telecomunicaciones, las opiniones de las distintas delegaciones, fomentado el intercambio de experiencias y mejores prácticas de los países y sobre todo coadyuvar en la conformación de una política pública global que abarque las problemáticas comunes en un mundo de Convergencia, lo cual sin duda nos ayudará para lograr finalmente los siguientes objetivos:

  • Condiciones de competencia sustentable en los servicios de banda ancha y telefonía;
  • Servicios de banda ancha con mayor calidad, suficiente cobertura y precios asequibles;
  • Tecnologías de la Información y la Comunicación al alcance de la población;
  • Aprovechamiento del fenómeno de Convergencia en beneficio de la sociedad;
  • Disminución de la Brecha Digital, y, por consiguiente,
  • Población inserta en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

Muchas gracias.