Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

English  |  download pdf
                     

Proyectos nacionales
La mujer y las TIC en Túnez
 
image

Resultados de un estudio

Túnez está situado en la costa mediterránea del norte de África y cuenta con una población ligeramente superior a los 10 millones de habitantes. Es un crisol de varias civilizaciones —bereber, cartaginesa, romana, bizantina y árabe— y es uno de los países más ricos del mundo desde el punto de vista arqueológico.

A pesar de no disponer de recursos naturales, Túnez es un país emergente que ha logrado alcanzar un nivel económico encomiable. Su éxito se fundamenta en dos importantes pilares, que, al mismo tiempo, representan desafíos: la igualdad entre hombres y mujeres y la educación para todos.

Con respecto a los derechos de la mujer, el Código del Estatuto de la Persona (Derechos de la mujer) se promulgó tan pronto como el país consiguió su independencia en 1956. El Código abolió la poligamia, y el Artículo 6 de la Constitución de Túnez consagra el principio de la igualdad para todos los ciudadanos. Túnez es uno de los países signatarios de la Convención de Copenhague sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

En el ámbito de la educación, el porcentaje de escolarización es igual para niñas y niños. La enseñanza es gratuita y obligatoria. Desde 1991 se ha reforzado la asistencia obligatoria a la escuela mediante una ley que penaliza el abandono escolar, especialmente de niñas.

Estudio sobre la mujer y las TIC

Túnez aplica una política firme de desarrollo y promoción de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Esto queda perfectamente claro en los planes de desarrollo X y XI, en la estrategia nacional sobre las TIC y en el plan rector del Ministerio de Tecnologías de la Comunicación. Dado que en Túnez las cuestiones de género se han identificado como una estrategia nacional, favorable a la aplicación de un enfoque comparativo entre hombres y mujeres en todos los sectores, el Ministerio de Tecnologías de la Comunicación tomó la iniciativa de realizar un estudio sobre “La mujer y las TIC en Túnez”. El estudio se realizó con la ayuda de un préstamo concedido por el Banco Mundial para promocionar el sector de las TIC en Túnez.

Los objetivos del estudio eran:

  • analizar la situación a partir de los indicadores y los datos existentes sobre la mujer y las TIC;

  • definir, desarrollar y seleccionar indicadores específicos para el proyecto y determinar métodos para calcularlos o estimarlos a partir de los datos existentes o los resultados de las encuestas, teniendo en cuenta las normas internacionales pertinentes a este respecto;

  • analizar los datos por sexo y estudiar cualquier disparidad existente entre mujeres y hombres, entre los diferentes sectores de desarrollo y entre poblaciones urbanas y rurales, identificando los puntos fuertes y débiles de la situación analizada;

  • establecer una base de datos con indicadores medibles sobre la mujer y las TIC;

  • elaborar una metodología para el establecimiento de una base de datos de género.

El estudio se realizó en cuatro regiones, y la muestra incluye 11 gobernaciones:

  • el Gran Túnez (la capital), que consta de una población procedente de varias regiones de la República y contiene una gran diversidad de categorías sociales;

  • las gobernaciones de Siliana y Kasserine, cuya población es predominantemente rural;

  • las gobernaciones de Sfax y Sousse, ambas núcleos universitarios e industriales; y

  • las gobernaciones de Gafsa y Médenine, que están situadas en el sur del país y contienen, cada una de ellas, una región en la que la economía está dominada por una única industria.

El tamaño de la muestra fue de 1.500 personas (de 15 años o más), de las que 1.200 fueron mujeres y 300 hombres. La muestra de 300 hombres se seleccionó como grupo de control, necesario para que en el estudio se evaluaran todas las desigualdades de género.

Los criterios de muestreo utilizados reflejan las variables que han tenido una repercusión en la posición de las mujeres y los hombres frente a las TIC. Estas variables, citadas en muchos trabajos previos realizados en diferentes países, son: edad, nivel de educación, y tipo de hábitat (rural, urbano o periurbano).

Instantánea de los resultados de la encuesta

La muestra en su conjunto

Teléfonos móviles: Cuatro de cada cinco tunecinos encuestados posee un teléfono móvil (79,1%). Un tercio de las personas que poseen teléfono móvil afirman que no son sus únicos usuarios (31,2%). La mitad de las personas que tiene teléfono móvil dice que lo utiliza para fines tanto profesionales como personales, mientras que la otra mitad lo utiliza únicamente para fines personales. El gasto mensual medio en teléfono móvil es de 30,4 TND.

Computador: El 43,9% de los encuestados afirma que tiene un computador, mientras que el 46,4% afirma que utiliza un computador. El 75% de quienes utilizan un computador, lo hace por motivos personales, mientras que el 48,9% lo utiliza en su actividad profesional. A la pregunta de dónde utilizan el computador, el 28,4% dice que lo hace en la oficina o en el trabajo, el 69% en casa y el 22,6% en un cibercafé (“Publinet”).

De las personas que recibieron formación, el 84,2% lo hizo en un contexto oficial y organizado (escuela, instituto de formación profesional, universidad, institución de formación privada) y el 15,8% en un contexto no organizado u oficioso.

Internet: En cuanto a la utilización de Internet, el 34,6% de los encuestados afirma que ha utilizado Internet y sabe cómo conectarse y navegar. Con respecto a quienes no han utilizado Internet, las razonas por las que no lo han hecho son, en orden de frecuencia, la falta de interés (57,8%), la falta de habilidad (“es demasiado complicado”) (16,6%), el poco tiempo libre (10,6%) y la distancia a los lugares donde hay acceso a Internet (8%).

image
Crédito de la foto: AFP/ Fethi Belaid

Los puntos de conexión más habituales son la propia casa (48,5%), un cibercafé (47,1%) y la oficina (21%). El 87% de los usuarios se conecta a Internet por motivos personales, y el 55,2% lo hace por motivos profesionales. El 71,6% se conecta para realizar búsquedas y documentarse, el 66,9% para realizar comunicaciones interpersonales, el 41,7% para realizar comunicaciones en grupo, el 43,5% para juegos y entretenimiento, el 30,4% para consultar los medios de comunicación y las noticias, el 20% para pagar facturas, el 11,5% para transacciones administrativas y sólo el 6,5% para realizar compras en línea. La encuesta revela que el 24% de los encuestados dispone de una dirección de correo electrónico.

Comparación entre hombres y mujeres

En lo que respecta a la posesión de un teléfono móvil, la diferencia entre hombres y mujeres no es estadísticamente significativa, tal y como indican los gráficos. Estos gráficos también muestran las diferencias entre mujeres y hombres en cuanto a la posesión de un computador y el uso de Excel.

En el estudio se concluye que, en la oficina, las mujeres se conectan a Internet con menor frecuencia que los hombres (18,6% frente a 29,9%). Los hombres utilizan Internet con mayor frecuencia para realizar comunicaciones interpersonales y obtener documentos administrativos.

FFactores que afectan al uso de las TIC por las mujeres

De las mujeres encuestadas, el 34% sabe cómo conectarse y navegar por Internet; el 34% utiliza realmente Internet; el 57% no utiliza Internet porque no encuentra ningún beneficio en ello, y el 9% no utiliza Internet porque no dispone de un lugar próximo desde donde conectarse. Otra conclusión es que el 23% se conecta al menos una vez al mes, el 19% lo hace al menos una vez a la semana, y el 26% al menos una vez al día.

Entorno geográfico: En las zonas rurales, el número de mujeres que dispone de teléfono móvil es menor que en las zonas urbanas. El uso del teléfono móvil por las mujeres en las zonas rurales presenta las siguientes características: es un uso preferentemente personal antes que profesional; existen mayores dificultades para utilizar el teléfono móvil; mayor uso compartido con otras personas y, en mayor medida, uso limitado a llamadas.

En las zonas rurales o periurbanas, pocas mujeres tienen un computador o saben cómo usarlo. En zonas periurbanas, las mujeres que utilizan un computador rara vez son sus propietarias.

Las mujeres que viven en zonas urbanas tienen más probabilidades que las que viven en zonas rurales de saber cómo navegar por Internet y de poder hacerlo. Se conectan con mayor regularidad y frecuencia, y pasan más tiempo conectadas a Internet. Casi todas las mujeres que tienen una dirección de correo electrónico viven en zonas urbanas.

image    image

Nivel educativo: Como era de esperar, cuanto mayor es la formación de la mujer, más utiliza las herramientas de TIC. Asimismo, cuanto más joven es la mujer, más consciente es de los riesgos de las TIC.

Situación profesional: Las profesoras, las mujeres que trabajan en el sector industrial y aquellas que realizan labores de ayuda doméstica son las que más utilizan los teléfonos móviles en sus actividades profesionales. Las mujeres que trabajan en la administración o en el sector de las TIC son las más propensas a tener un computador y utilizarlo frecuentemente en la oficina. Las mujeres menos capacitadas para utilizar un computador son las que trabajan en el sector agrícola o en el servicio doméstico.

Perfiles de mujeres que reflejan su interacción con las TIC

Los resultados de la encuesta permiten clasificar a las mujeres según su interacción con las TIC. Las características de las mujeres y la proporción de ellas que forma parte de cada categoría se describen a continuación.

“Usuarias no involucradas” (52,38%)

Estas mujeres son menos propensas a tener un teléfono móvil, gastan menos en llamadas, y para ellas, los computadores, Internet o las tarjetas bancarias representan con mucha frecuencia un territorio desconocido. En comparación con las demás categorías, en ésta hay una mayor cantidad de mujeres que son analfabetas o han recibido sólo una educación primaria, son relativamente mayores, son amas de casa o trabajan en el sector agrícola o en el servicio doméstico, y viven en un entorno rural.

“Usuarias habituales” (13,50%)

Casi todas estas mujeres tienen un teléfono móvil, utilizan un computador, usan el Word y navegan por Internet. Por lo general, estas mujeres han recibido una educación secundaria y están solteras, y un porcentaje superior a la media trabaja en la administración o está buscando empleo.

Usuarias experimentadas (20,58%)

Casi todas estas mujeres utilizan el teléfono móvil y el computador. Más de la mitad de ellas ha recibido una formación oficial u oficiosa en la esfera de las TIC. Estas mujeres pasan tiempo navegando por Internet, y alrededor de la mitad dispone de una dirección de correo electrónico. Una considerable proporción de esta categoría está constituida por mujeres jóvenes que han recibido una educación secundaria o superior, y el 80% de ellas proviene de entornos urbanos.

“Usuarias involucradas” (13,33%)

Éstas son las mujeres que tienen un mayor gasto en teléfono móvil. Todas usan el computador y casi todas disponen de acceso directo a un computador, utilizan Internet, tienen una dirección de correo electrónico, han recibido formación en las TIC, utilizan más de un tipo de programa informático y son usuarias activas de Internet. Casi todas las mujeres de esta categoría viven en zonas urbanas. Tienen un nivel educativo más alto que las mujeres de las demás categorías y son relativamente jóvenes. En esta categoría hay un porcentaje mayor de escolares y estudiantes que en las restantes categorías.

image
Crédito de la foto: AFP/Jiu/Imaginechina

Creación de una base de datos sobre la mujer y las TIC

El punto de partida de este estudio sobre la mujer y las TIC fue la hipótesis de la existencia de una brecha digital de cierta magnitud entre las mujeres y los hombres. Por tanto, el objetivo del proyecto era proponer medidas para salvar las diferencias detectadas.

Los resultados de la encuesta muestran que existe una mayor brecha digital entre las distintas categorías de mujeres que entre mujeres y hombres. Los factores discriminantes entre las mujeres son la edad, el entorno geográfico y el nivel de educación.

Así pues, se ha decidido poner en marcha una estrategia para crear una base de datos con el fin de medir periódicamente los progresos logrados en la reducción de la brecha digital existente entre las diferentes categorías de mujeres. Se han identificado indicadores para evaluar periódicamente la interacción entre las mujeres y las TIC: indicadores de procesos para medir los avances logrados con las medidas adoptadas, e indicadores de rendimiento para medir la reducción efectiva de las disparidades.

Para sacar provecho de la base de datos, se ha decidido analizar los datos en función de tres variables: tiempo (evolución de los indicadores a lo largo del tiempo), espacio (medio rural/urbano, gobernación, región) y cruce de las diferentes variables según las necesidades. Los datos se actualizarán al menos cada tres años.

Los indicadores seleccionados permitirán al país medir la reducción de la distancia entre las diferentes categorías de mujeres que utilizan las TIC: usuarias no involucradas, habituales, experimentadas e involucradas. Se ha incorporado la lista de indicadores a la base de datos del Ministerio de Tecnologías de la Comunicación para garantizar que se tenga debidamente en cuenta la dimensión género.

Lecciones extraídas

El presente estudio ha puesto de relieve la existencia de un entorno neutral en materia de género en Túnez en relación con las mujeres y las TIC. Los resultados de la encuesta han revelado el gran impacto que tiene un entorno propicio para el acceso a las TIC sin discriminaciones de género.

Tras analizar detalladamente los resultados de la encuesta, cabe concluir que no existen grandes diferencias entre las mujeres y los hombres de Túnez en relación con la posesión y uso de varias herramientas de TIC. Por tanto, la hipótesis de que existe una brecha digital entre hombres y mujeres no se ha confirmado.

La conclusión fundamental del estudio es que los países que optan por introducir en sus leyes y prácticas una educación integradora y la igualdad de género ingresan de forma más efectiva en la era digital. Éste es el caso de Túnez, que, pese a su escasez de recursos naturales, ha brindado todo su apoyo al desarrollo de los recursos humanos —de hombres y mujeres por igual. Es satisfactorio observar que el efecto económico que han tenido las TIC en el producto interno bruto (PIB) de Túnez se ha debido en parte al papel positivo desempeñado por las mujeres en la esfera de las TIC.

 


 

Entrevista con Faïza Azzouz, Directora del proyecto

    Faïza Azzouz    

¿Cómo nació la idea de realizar un estudio sobre la mujer y las TIC en Túnez?

Diversos factores posibilitaron ese estudio:

  • Como país signatario de la Convención de Copenhague, Túnez informa al Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas sobre la situación de la mujer en todos los sectores del desarrollo, incluyendo las TIC, por lo cual se decidió realizar una encuesta para obtener estadísticas fiables.

  • Túnez reconoce la importancia de la aplicación de las recomendaciones de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI), en particular la referente a la reducción de la brecha digital entre hombres y mujeres.

¿Se puede considerar la muestra como representativa?

Sí. En la medida de lo posible, hemos intentado abarcar la totalidad del territorio, seleccionando diferentes regiones que son representativas del país desde el punto de vista geográfico, económico y sociológico. El grupo de control de hombres posibilitó la comparación de géneros.

¿Cuál es su opinión sobre los resultados?

Los resultados muestran que no se ha producido ningún milagro, sino que estamos recogiendo lo que hemos sembrado. En otras palabras, cuando un país pone sus miras en la educación y en la igualdad entre hombre y mujer, es seguro que recogerá los frutos de dicha política. Además está claro que no debemos descuidar el desarrollo básico en nuestros esfuerzos por implantar las TIC. Estas tecnologías no son meramente bienes de consumo, sino que también son herramientas esenciales para el desarrollo y, en su caso, para recuperar terreno.

¿Cuál cree que podría ser el efecto de este estudio a nivel regional e internacional?

En el estudio se demuestra claramente el beneficio que supone un uso apropiado de las TIC, a la vez que se apunta firmemente al desarrollo básico. Espero que, con la ayuda de organizaciones regionales e internacionales, sea posible emprender un estudio sobre la mujer y las TIC en todo el continente africano, con el objetivo de adquirir un conocimiento certero de la situación actual.

 

Este artículo, cuya publicación estaba prevista inicialmente para septiembre de 2010, fue actualizado en marzo-abril de 2011 para ser publicado en este espacio como estudio monográfico sobre las mujeres y las TIC. Los resultados de la encuesta realizada por el Ministerio de Tecnologías de la Comunicación se presentaron por primera vez con ocasión del Día Nacional de la Mujer Tunecina (13 de agosto de 2009) ante varias organizaciones, entre ellas la UIT, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (CEPA), la Organización Árabe de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (AICTO) y el Consejo Nacional para las TIC (Francia).

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2014
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad