Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

English  |  download pdf
                     

Accesibilidad para todos
Servicios de transmisión para personas sordas
Christopher Jones
Crédito de la foto:
Christopher Jones,
uno de los convocadores de la Actividad Conjunta de Coordinación sobre Accesibilidad y Factores Humanos (JCA-AHF)
image
Crédito de la foto: Ultratec

Basado en una contribución de Christopher Jones, uno de los convocadores de la Actividad Conjunta de Coordinación sobre Accesibilidad y Factores Humanos (JCA-AHF)

¿Cómo haría una llamada telefónica si fuera sordo? O, para centrarnos más en el tema, ¿cómo respondería a una llamada? ¿Tendría que pedir a su hijo o a su vecino que le concertara citas o que proporcionara detalles personales a la persona que llama? ¿Tendría que salir corriendo a la calle para buscar a alguien si quisiera llamar a un servicio de emergencia? Éstas son sólo algunas de las situaciones que una persona oyente da por sentado que no ocurrirán.

Existen muchos tipos diferentes de sordera: personas totalmente sordas que sólo utilizan el lenguaje de signos; personas totalmente sordas con un habla inteligible; personas totalmente sordas con un habla menos inteligible; personas oyentes que se quedan sordas; personas que son ciegas y sordas; y personas con dificultades auditivas. Las personas con discapacidades relacionadas con la edad pueden entrar en cualquiera de estas categorías.

Muchas personas sordas tienen problemas en la vida cotidiana porque no pueden llamar por teléfono a personas oyentes o a organizaciones que no cuenten con alguien o algo para ayudarlas. Ésta es la razón por la cual los servicios de transmisión son tan importantes para la telecomunicación de las personas sordas. Se trata de servicios profesionales que no dependen de la amabilidad de amigos, parientes o desconocidos.

Sin embargo, aunque existen servicios de transmisión desde hace más de 40 años, la mayoría de los países todavía no ofrece tales servicios a las personas sordas, y ello a pesar de que, según las informaciones, las dificultades auditivas representan el déficit sensorial más frecuente entre los humanos, ya que afectan a unos 250 millones de personas en todo el mundo.

Actualmente es indispensable poder establecer contacto telefónico para participar de forma efectiva en la sociedad. Así, la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad prevé la «participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad» de estas personas.

De los teleimpresores a los videoteléfonos y más

En el decenio de 1960, las personas sordas empezaron a utilizar teleimpresores (también conocidos como TTY) con módems personalizados acoplados acústicamente para comunicarse entre sí a través de la red telefónica. Los módems utilizaban el aparato telefónico ordinario como dispositivo de transmisión, posibilitando el envío de textos, carácter por carácter, a través de la red telefónica. Esto se realizaba en tiempo real, y fue el primer texto en tiempo real que posteriormente se normalizó en la UIT como parte del servicio de conversación total y que se utilizó en la primera norma de accesibilidad (UIT–T V.18) para teléfonos de texto.

Los teleimpresores condujeron a la fabricación de teléfonos de texto, que incorporaban el dispositivo de impresión y el módem en una sola unidad portátil.

Cuando las personas sordas tienen que comunicarse con oyentes que no tienen teléfonos de texto, surge un problema. A partir del trabajo temprano de varios pioneros (véase Cómo los sordos desarrollaron su propio teléfono), todos ellos sordos, la respuesta a este problema ha consistido en desarrollar un servicio de transmisión.

A medida que la tecnología fue avanzando y que Internet se fue desarrollando, las personas sordas pudieron comunicarse entre sí utilizando el vídeo. Esto funciona para personas sordas que utilizan el lenguaje de signos. A muchas personas sordas para quienes el lenguaje de signos es su primer idioma les resulta difícil utilizar teléfonos de texto porque éstos se basan en el lenguaje escrito. Los videoteléfonos han adquirido una popularidad creciente entre estos usuarios sordos. Los utilizan para comunicarse entre sí y con oyentes que sepan utilizar el lenguaje de signos.

¿Qué es un servicio de transmisión?

     image
Crédito de la foto: BT
Los videoteléfonos y los teléfonos de texto son algunos de los dispositivos que se benefician de la labor normativa de la UIT.

Un servicio de transmisión es una forma simple de posibilitar que una persona sorda —utilizando cualquier modalidad que elija— se comunique con una persona oyente, y viceversa (Figura 1).

La modalidad empleada por el llamante sordo puede ser texto, voz o signo. Los diferentes tipos de servicio de transmisión satisfacen las distintas necesidades individuales. Estos diferentes tipos de servicio de transmisión para sordos son: el servicio de transmisión de textos; el servicio de transmisión de textos con transferencia de voz; el servicio de transmisión telefónica subtitulada; y el servicio de transmisión de vídeos.

image

Servicio de transmisión de textos

En un servicio tradicional de transmisión telefónica de textos (Figura 2), los llamantes sordos utilizan un terminal telefónico de texto diseñado especialmente para escribir las palabras que quieren decir. Una versión más moderna, conocida como servicio de transmisión por protocolo de Internet (IP), utiliza Internet. A este servicio se puede acceder a través de un ordenador personal, un ordenador portátil, una agenda digital personal o un teléfono inteligente. Ambos servicios utilizan el mismo método operativo:

  • El llamante sordo escribe su comunicación a un centro de servicios de transmisión de textos, donde un operador de transmisión leerá en alto las palabras escritas al llamante oyente.

  • El llamante oyente habla al operador de transmisión, quien transcribirá el mensaje en modo de texto y lo transmitirá al terminal de la persona sorda, ya se trate de un teléfono de texto o de un dispositivo de Internet como un portátil o un teléfono inteligente.

Servicio de transmisión de texto con transferencia de voz

Una persona sorda que pronuncia mensajes que pueden ser entendidos por el llamante oyente puede usar una variante del servicio de transmisión telefónica conocido como servicio de transferencia de voz (Figura 3). En lugar de escribir las palabras, la persona sorda habla directamente al llamante oyente. El llamante oyente habla al operador de transmisión, quien transcribirá las palabras en formato de texto, el cual llega a la pantalla del terminal de la persona sorda. El flujo se realiza en modalidad de voz o texto, pero no en ambas modalidades al mismo tiempo.

En muchos países se dispone de servicios de transmisión de texto, como los Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelandia, Reino Unido, Suecia y Dinamarca.

Servicio de transmisión telefónica subtitulada

El servicio de transmisión telefónica subtitulada (Figura 4) es el tipo de servicio de transmisión más apropiado y adecuado desde el punto de vista funcional para las personas con dificultades auditivas, las personas que se han quedado sordas, y las personas cuyos actos de habla pueden ser entendidos por las personas oyentes. Se trata de un sistema mejorado de transferencia de voz en el que una persona sorda mantiene una conversación telefónica normal en ambas direcciones con el llamante oyente.

El trayecto de conversación de la persona oyente se divide en dos: un tramo se dirige directamente al llamante sordo, quien puede entender la mayor parte, algo o nada del acto de habla, dependiendo de su grado de pérdida auditiva o del nivel de ruido ambiental. El otro tramo va al centro de servicios de transmisión telefónica subtitulada, donde el asistente de subtítulos repetirá todo lo que diga la persona oyente, palabra por palabra, a una máquina de reconocimiento de voz. El texto transcrito se transmite al dispositivo del usuario sordo, que puede ser un ordenador portátil o un teléfono inteligente.

image    image

Se puede acceder a un servicio de transmisión telefónica subtitulada a través de Internet utilizando cualquier dispositivo de navegación, ya sea un ordenador personal, un ordenador portátil, un microportátil, una tableta, una agenda digital personal o un teléfono inteligente.

En los Estados Unidos se dispone de servicios de transmisión telefónica subtitulada a toda hora y todos los días del año. El coste para el usuario es el mismo que el de una llamada telefónica corriente. Australia está probando un servicio de transmisión telefónica subtitulada, y Nueva Zelandia ha sacado dicho servicio a licitación.

Muchas personas con discapacidades relacionadas con la edad no pueden utilizar ordenadores; lo que necesitan es un teléfono subtitulado personalizado. Parece un teléfono normal con una pantalla grande en la que pueden ver la transcripción del mensaje emitido por el llamante oyente.

Servicio de transmisión de vídeo

El servicio de transmisión de vídeo (véase la Figura 5) es utilizado por las personas sordas cuyo primer idioma es el lenguaje de signos. Muchas de estas personas no tienen suficientes habilidades en la lengua escrita para utilizar los servicios de transmisión de textos. Tampoco producen actos de habla suficientemente inteligibles para utilizar un servicio de transmisión telefónica subtitulada. Estas personas utilizan videoteléfonos o una webcam en su ordenador personal, ordenador portátil, tableta o teléfono inteligente (con una webcam en frente), junto con programas informáticos o aplicaciones de videoteléfono. Transmiten con el lenguaje de signos su mensaje a un centro de transmisión de vídeo, donde un intérprete del lenguaje de signos traduce el mensaje transmitido mediante signos al lenguaje hablado y lo pronuncia en voz alta para el llamante oyente. El llamante oyente habla al intérprete del lenguaje de signos, quien a su vez traduce el mensaje al lenguaje de signos para el llamante sordo.

Financiación de los servicios de transmisión

Dado que se necesita una interfaz humana entre el llamante sordo y el oyente, los servicios de transmisión necesitan financiación. Estas interfaces humanas pueden ser operadores en los servicios de transmisión de textos, asistentes de subtítulos en los servicios de transmisión telefónica subtitulada, o intérpretes del lenguaje de signos en los servicios de transmisión de vídeos.

¿Cómo pueden financiarse estos servicios? Cada país tiene diferentes formas de financiar los servicios. En algunos países, los servicios de transmisión son financiados por el gobierno (como en Suecia); en otros por la industria de las telecomunicaciones (por ejemplo en los Estados Unidos) o como parte del servicio universal (por ejemplo en el Reino Unido).

image    image

Costes en el Reino Unido

El servicio de transmisión de textos en el Reino Unido tiene más de 27 años de antigüedad y una tecnología anticuada. El servicio está actualmente en examen. Un proveedor de servicios potencial encargó una investigación sobre los beneficios económicos dimanantes de un servicio de transmisión de vídeos para personas sordas que emplean el lenguaje de signos. Según los resultados de la investigación, para un período de 10 años, el suministro de un servicio de transmisión de vídeos costaría entre 734 millones y 851 millones GBP, mientras que los beneficios económicos para la sociedad serían de entre 996 millones y 1100 millones GBP.

Los servicios de transmisión cuestan dinero, pero los beneficios reales para la sociedad compensan estos costes. El suministro de servicios de transmisión tendrá como resultado un aumento de la empleabilidad y de los beneficios sanitarios para las personas sordas, así como una mejora de su integración en la sociedad.

Los niños sordos en los países en desarrollo

Imagínese un pueblo rural de África en el que nace un niño sordo cuyos padres son oyentes. Los padres necesitarían acceder a información sobre cómo desarrollar la capacidad lingüística de su hijo. Sin esa información, el niño sordo podría quedar aislado de las demás personas del pueblo, porque nadie podría comunicarse con él.

El poder de las telecomunicaciones podría romper esta barrera. Con dispositivos de Internet móvil o de Internet con energía solar, los padres del niño sordo podrían acceder con mayor facilidad a la información. Y lo que es más importante, el niño sordo podría disfrutar de una interacción social a través de la videotelefonía, lo que podría conllevar un mejor desarrollo de sus capacidades lingüísticas y sus conocimientos. Esto permitiría a los niños sordos utilizar en el futuro servicios de transmisión, lo que mejoraría sus vidas gracias a la integración social, el aumento de su empleabilidad y la mejora de sus perspectivas profesionales..

El Sector de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT (UIT–D) podría colaborar con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para poner en marcha un proyecto experimental destinado a prestar servicios de transmisión para los niños sordos en los países en desarrollo. Sería una forma enormemente eficaz de mejorar las vidas de estos niños sordos.

Conclusión

La tecnología de los servicios de transmisión se creó hace muchos años. Actualmente los países donde todavía no existen servicios de transmisión tienen que estudiar la posibilidad de establecer tales servicios. La labor del Sector de Normalización de las Telecomunicaciones de la UIT (UIT–T) respecto de la elaboración de normas sobre los servicios de transmisión reviste una importancia primordial. Es esencial garantizar que todas las personas sordas puedan comunicarse con cualquier otra persona en cualquier lugar, tal y como lo hacen los oyentes.

Sobre Christopher Jones

A principios del decenio de 1970, Christopher Jones, que es totalmente sordo, creó un servicio local de transmisión utilizando 24 teleimpresores, tras recabar fondos mediante la fabricación y venta de muñecos de peluche. Los teleimpresores, precursores de los teléfonos de texto, permitieron a las personas sordas locales del Reino Unido comunicarse a través de la red telefónica por primera vez en sus vidas. En un par de años, esto condujo al desarrollo del segundo servicio local de transmisión telefónica de textos, muchos años antes del establecimiento de un servicio nacional de transmisión telefónica de textos. Desde 2007, Christopher Jones es el director de AccEquE Ltd, una empresa consultora dedicada a promover el aumento de la accesibilidad y la igualdad en las comunicaciones electrónicas de las personas sordas de nacimiento, las personas que se han quedado sordas, las personas ciegas y sordas y las personas con dificultades auditivas.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2014
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad