Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

عربي  |  中文  |  English  |  Français  |  Русский
                     

El automóvil totalmente conectado a la red en el Salón del Automóvil de Ginebra
Punto de vista
Christoph Huss
Crédito de la foto: FISITA
Christoph Huss,
Presidente de la International Federation of Automotive Engineering Societies y Vicepresidente de Development Abroad, Type Approval and Traffic Management en el Grupo BMW fue el orador inaugural en “El automóvil totalmente conectado a la red en el Salón del Automóvil de Ginebra”

Un automóvil totalmente conectado a la red puede hablar con otros coches, recibir informes sobre datos de tráfico, alertar al conductor acerca de peligros venideros, sugerir cuál es la mejor ruta para ahorrar combustible, e incluso acceder al correo electrónico, los precios de la bolsa, o bien las redes sociales Facebook y Twitter. Aunque hace apenas unos años esto hubiera sonado a ciencia ficción; actualmente la perspectiva de un coche totalmente conectado a la red se acerca mucho más a la realidad.

Mantenerse al corriente de la información sobre tráfico

En 1996, BMW introdujo por primera vez el canal de mensajes de tráfico del sistema de datos radiofónicos (RDS-TMC, radio data system-traffic message channel), como parte de su sistema de navegación GPS. Este sistema ofrece a los conductores que utilizan el subcanal FM la información sobre el tráfico en tiempo real proporcionada por organismos gubernamentales.

Hoy en día el RDS-TMC sigue siendo un método de transmisión muy eficaz para la información sobre tráfico en toda Europa y en América del Norte. Este sistema ha sido un éxito, en primer lugar, porque fue creado para responder a una de las necesidades más básicas del conductor: dirigirse de A a B de la manera más rápida posible, o por lo menos saber cuáles son las perturbaciones de tráfico que le esperan. El conductor utiliza y aprecia esta información en todos y cada uno de sus viajes.

En segundo lugar, el sistema RDS-TMC se basa en radiodifusiones FM, una tecnología de transmisión con resultados demostrados; no entraña ningún costo operacional ni infraestructura adicional y no plantea problemas de cobertura de red limitada. En tercer lugar, el sistema de RDS-TMC es una norma bien establecida, por lo cual a los proveedores les resulta fácil implementar y comercializar el producto en grandes cantidades.

¿Qué otro tipo de información necesitan los automovilistas?

¿La tecnología y las posibles aplicaciones que hoy en día son objeto de investigación tendrán el mismo éxito que el sistema RDS-TMC? La pregunta fundamental no es cómo fabricar un automóvil totalmente conectado a la red, sino por qué hacerlo. Con excepción de unos pocos individuos que saben de tecnología, lo que los clientes están dispuestos a pagar no es el coche totalmente conectado a la red por sí mismo; a mi juicio los clientes buscan movilidad, seguridad, eficacia y conveniencia.

Probablemente la información sobre el tráfico y las aplicaciones relativas a la movilidad conexas aún se encuentran en las primeras fases de utilización que resultan atractivas para los usuarios. Los automovilistas desean tomar la ruta más rápida a través del tráfico en las horas punta. Para ello deben obtener la mayor cantidad de información posible sobre lo que está ocurriendo: no sólo sobre el flujo de tráfico, sino también sobre datos tales como la sincronización de las señales de tráfico, las carreteras clausuradas y las calles que se hallan temporalmente bloqueadas.

Igualmente importante son las aplicaciones que aumentan la seguridad, y en este sentido –al igual que como ocurre con las aplicaciones relacionadas con la movilidad– la clave consiste en tener acceso a elementos de información vitales. La mayor parte de las situaciones peligrosas lo son únicamente porque ocurren de una manera imprevista. Una alerta temprana elimina ese tipo de riesgo. Lo importante es la fiabilidad y la exactitud de la información.

De resultas del alza de los precios del petróleo y una mayor conciencia acerca de cuestiones ambientales, la eficiencia en cuanto al uso de combustible se ha transformado en un ámbito importante de innovación. Los consumidores están dispuestos a invertir en tecnologías que utilizan los recursos de una manera sensata y con mayor eficacia. Dado que los flujos de tráfico y las modalidades de conducir son dos de las principales variables por lo que se refiere al consumo de combustible, disponer de información precisa sobre lo que está ocurriendo más adelante es vital para aumentar la eficacia en cuanto al consumo de combustible. Otra forma de favorecer esa eficacia es elegir rutas en las cuales está coordinada la sincronización de las señales de tráfico, con miras a reducir las sucesivas paradas y arranques innecesarios.

Los consumidores quisieran simplificarse la vida; el hecho de tener diariamente a mano información sobre la disponibilidad de aparcamiento o sobre los horarios del transporte público reduce las tensiones y hace la vida más fácil. Los clientes están dispuestos a pagar por esa comodidad.

¿Qué se necesita para poner al alcance estas aplicaciones?

Todas estas aplicaciones tienen una característica en común: dependen de la disponibilidad de información precisa y actualizada. ¿Pero podría haber renuencia a permitir el acceso a esos datos? Por ejemplo, las municipalidades que permiten el acceso a datos sobre gestión del tráfico exponen sus sistemas a un escrutinio público. En tales casos, la política gubernamental afecta la disponibilidad de los datos mucho más que cualquier otro factor de orden técnico.

Otro componente esencial es el despliegue de las aplicaciones. Al parecer lo que hay que hacer es dar un salto tecnológico hacia delante, pero en términos más realistas es probable que ese despliegue tenga lugar de una manera mucho más progresiva. La justificación económica y el rendimiento de las inversiones son factores que podrían impedir dar pasos agigantados en la vida real.

Poner en marcha el automóvil totalmente conectado a la red

Esto me lleva a abordar el último punto: ¿dónde está la ganancia? Para decir la verdad, el coche totalmente conectado a la red no existirá a largo plazo a menos que haya una sólida justificación comercial y la perspectiva de un rápido rendimiento de la inversión. Podemos hablar acerca de las cosas buenas que contemplamos para la humanidad, tales como la movilidad, la seguridad, la eficiencia y la comodidad, pero al final de cuentas el único estímulo para que un fabricante ponga manos a la obra es la ganancia que puede obtener. ¿Cuánto debo invertir en una nueva tecnología y qué cantidad adicional está dispuesto a pagar el cliente? ¿Cómo puedo crear un factor de venta único, de modo que los clientes no me abandonen por un rival?

Al igual que los fabricantes de automóviles, otros agentes en este ámbito tienen sus propios métodos para seguir siendo rentables o alcanzar sus objetivos. En lo tocante a los proveedores de contenidos y servicios, ese método consiste en crear información valiosa a partir de datos en bruto. Para un proveedor de servicios de red, se trata de vender anchura de banda. A las universidades les interesa atraer estudiantes e investigadores. Los consultores quiere que se les soliciten sus servicios. Para el gobierno se trata de responder a las necesidades públicas y ganar las elecciones. Si logramos encontrar un contexto en el cual pueden alcanzarse todas estas metas y objetivos, el coche totalmente conectado a la red podría transformarse en realidad.

Desde un punto de vista técnico, el automóvil totalmente conectado a la red ya ha recorrido un largo trecho. Los órganos normativos han hecho un enorme trabajo al establecer normas que promueven el interfuncionamiento y mantienen los costos de implementación a un nivel mínimo. Ahora es necesario centrarse firmemente en el desarrollo comercial y el despliegue en la vida real.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2014
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad