Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

عربي  |  中文  |  English  |  Français  |  Русский  |  download pdf
                     

El dividendo digital
Oportunidades y retos
10_1
 
Alexandre Kholod
Oficina Federal de Comunicaciones (OFCOM) (Suiza)
 
10_1
 
John Lewis
Consultor en gestión internacional del espectro, Added Value Applications Limited

Desde hace varios años, el dividendo digital es un tema candente ampliamente debatido por organismos de radiodifusión y operadores de telecomunicaciones y otros servicios. Al parecer, mucho está en juego para esos sectores y, por lo tanto, para los usuarios. También es evidente el papel esencial que desempeñarán los organismos públicos en este proceso. Ya se han tomado algunas decisiones importantes pero todavía quedan otras por tomar.

En el presente artículo se examinan las esperanzas e inquietudes expresadas con respecto al dividendo digital y se estudian las actividades de las administraciones de telecomunicaciones al respecto.

¿Qué es el dividendo digital?

Los sistemas de compresión de los actuales sistemas de televisión digital permiten transmitir varios canales de televisión digital normales (hasta seis, según las técnicas de codificación y modulación empleadas) de calidad aceptable en el espacio de frecuencias radioeléctricas utilizado anteriormente por un solo canal analógico. Suele haber cuatro o cinco servicios analógicos terrenales por región y, por lo tanto, la utilización de un solo canal de televisión digital para todos ellos reducirá notablemente la utilización del espectro.

Varias Recomendaciones del Sector de Radiocomunicaciones de la UIT (UIT–R) que tratan de técnicas de codifi cación, compresión y modulación de la radiodifusión de televisión terrenal digital han contribuido indirectamente al proceso que por fin está devengando el dividendo digital. Por ejemplo, en la precursora Recomendación UIT–R BT.798 se estipula "que la radiodifusión terrenal de televisión digital se acomode en los canales (6, 7 y 8 MHz) destinados a la emisión de televisión analógica en las bandas de ondas métricas y decimétricas". Esa Recomendación, en la que se prohíbe que la anchura de banda utilizada para programas digitales sea superior a la anchura de banda de los canales analógicos, abrió camino al desarrollo de técnicas avanzadas de compresión digital.

La cantidad de espectro superior al que se necesita nominalmente en las bandas de ondas métricas y decimétricas para dar cabida a programas analógicos existentes, y que por consiguiente podría liberarse cuando se pase de la televisión analógica a la digital, es lo que se llama dividendo digital, que se ilustra en la Figura 1.

image

¿Cómo se puede utilizar el dividendo?

La cantidad de espectro liberada con el cambio depende principalmente de particularidades nacionales tales como geografía y topografía del país, grado de penetración de los servicios de televisión por cable y/o satélite, necesidades de los servicios de televisión regionales o minoritarios, y utilización del espectro en los países vecinos. Esta cantidad también depende de la tecnología de televisión digital adoptada para sustituir a los servicios analógicos. Por consiguiente, el tamaño del dividendo digital cambia de una región a otra y de un país a otro.

El espectro creado con este dividendo digital se puede utilizar para todo tipo de servicios, tales como servicios de radiodifusión terrenal adicionales, aplicaciones multimedios móviles, comunicaciones móviles y sistemas de acceso de banda ancha inalámbricos. Los organismos de radiodifusión pueden extender notablemente sus servicios e incluir incluso la entrega de nuevos programas de televisión interactivos y de alta definición. La televisión móvil, que es un buen ejemplo de servicio convergente, también es un usuario potencial prometedor del espectro creado por el dividendo digital.

Los nuevos usuarios potenciales que no pertenecen a la familia de aplicaciones de radiodifusión consideran que este espectro liberado por el dividendo es la oportunidad de responder a la creciente demanda de nuevos servicios de comunicación inalámbricos. Se trata, por ejemplo, del acceso Internet de banda ancha ubicuo en zonas a las que no llegan todavía líneas terrestres, que ayudaría a reducir la brecha digital. Además, también cabría la posibilidad de un acceso de banda ancha en los espacios desocupados entre canales de televisión en una región determinada, por ejemplo en espacios blancos (canales de televisión temporalmente y/o geográficamente no utilizados).

El espectro del dividendo digital está situado entre 200 MHz y 1 GHz. Esas frecuencias tienen características de propagación de las señales superiores a las de, por ejemplo, 2,4 GHz. El sector se ha declarado interesado en utilizar estas frecuencias más bajas para facilitar la cobertura y, por consiguiente, lograr un equilibrio óptimo entre la capacidad de transmisión y el alcance operacional. De este modo se necesitaría menos infraestructura para obtener una cobertura móvil más amplia, con la consiguiente reducción de los costes de los servicios de comunicación, especialmente en zonas rurales.

Espectro y acceso a los beneficios del dividendo digital

Los servicios móviles sólo podrán utilizar el dividendo digital si se armonizan las frecuencias a escala mundial (o por lo menos regional). Esa armonización tendría grandísimas ventajas para la sociedad y la productividad. En particular, los operadores móviles y fabricantes de equipos podrían dirigirse a un mercado más amplio, lograr economías de escala y reducir los costes de los teléfonos.

La posibilidad de armonización depende principalmente del calendario y la coordinación del proceso de transición de analógico a digital. El espectro del dividendo digital sólo estará totalmente disponible cuando hayan desaparecido los servicios analógicos. A este respecto, el Acuerdo GE06 (adoptado en Ginebra en la Conferencia Regional de Radiocomunicaciones de 2006 de la UIT) pide que la transición esté terminada antes del 17 de junio de 2015 en los países de la Región 1 (salvo Mongolia) y la República Islámica del Irán. En Europa muchos países suprimirán la televisión analógica en 2012.

La situación es relativamente diferente en la Región 3, donde algunos países tienen planes de supresión de servicios analógicos, mientras que otros apenas están contemplando esa posibilidad. Además, en esa región se utilizan normas analógicas y disposiciones de canal diferentes. Otro obstáculo es que los canales de radiodifusión no son contiguos en toda la banda de ondas decimétricas. Algunos países de la región han introducido servicios de televisión terrenal digital, pero basados en normas diferentes (DVB-T, ATSC, ISDB-T, DMB-T) que utilizan todas una distribución de canales diferentes. En cambio, los países signatarios del Acuerdo GE06 han elegido una sola norma (DVB-T).

Debe señalarse que ciertas partes de la banda de ondas decimétricas están atribuidas también a servicios terrenales primarios distintos de la radiodifusión. La protección de esos otros servicios podría limitar la utilización del dividendo digital en algunos países.

Actividades de la UIT

La Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2007 (CMR-07) atribuyó la parte superior de la banda de ondas decimétricas (790–862 MHz) al servicio móvil en la Región 1 a partir de 2015, y autorizó a algunos países de esa región a utilizar inmediatamente esa atribución en determinadas condiciones, tales como la protección del Acuerdo GE06 y sus futuras evoluciones. Los países que desean implementar servicios móviles en la banda 790–862 MHz deben proteger los servicios de radiodifusión contra interferencias perjudiciales. Además, antes de poner en funcionamiento servicios móviles, se ha de obtener el acuerdo de los países vecinos.

Esas atribuciones de la UIT crean la posibilidad (pero no la obligación) de elegir el dividendo digital hasta 72 MHz de espectro (18% de la banda de televisión en ondas decimétricas) atribuido actualmente al servicio de radiodifusión. Debe decirse que 320 MHz (82% de la banda de televisión de ondas decimétricas) están reservados principalmente para el servicio de radiodifusión en la Región 1.

Además, la CMR-07 identificó las frecuencias de ondas decimétricas atribuidas al servicio móvil a título primario en las tres Regiones de la UIT y destinadas a las administraciones que desean adoptar las telecomunicaciones móviles internacionales (IMT). El objetivo es sin duda que las empresas desarrollen equipos para uso mundial.

Con todo, la CMR-07, que reconoció los riesgos de interferencia al servicio móvil y otros servicios primarios en la banda 790–862 MHz, decidió que la UIT llevara a cabo estudios técnicos sobre la compartición entre el servicio móvil y otros servicios atribuidos en esa banda en las Regiones 1 y 3. Los resultados de esos estudios se comunicarán a la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2012 (CMR-12) en el marco del punto 1.17 del orden del día, a fin de asegurar una protección adecuada de los servicios a los cuales esta banda de frecuencias está atribuida, y tomar las medidas del caso.

Habida cuenta de la complejidad e importancia de las cuestiones relacionadas con el punto 1.17 del orden de día, se estableció el Grupo Mixto de Tareas Especiales 5-6, que estudia cómo el servicio móvil puede compartir la banda en cuestión con los servicios de radiodifusión, radionavegación aeronáutica y fijo. Las administraciones reconocen que está mucho en juego el futuro del dividendo digital y dan mucha importancia a las actividades del Grupo, cuyos trabajos deberían quedar terminados en mayo de 2010.

¿Punto final o nuevo comienzo?

El dividendo digital se debe a que los sistemas de compresión digital permiten multiplexar la transmisión de varios programas de televisión en el espectro utilizado anteriormente por un solo canal de televisión analógico. Esto significa que siguen aumentado las posibilidades de acceso al espectro del dividendo digital, a medida que se desarrollan e introducen progresivamente normas de televisión terrenal más avanzadas para la infraestructura y la compresión (por ejemplo, la segunda generación de sistemas de transmisión de radiodifusión de televisión terrenal digital), que ofrecen una mayor capacidad binaria por hercio que los sistemas existentes.

El espectro del dividiendo digital se puede utilizar para servicios innovadores, de la radiodifusión de televisión interactiva nueva y mejorada a comunicaciones móviles y acceso Internet de banda ancha inalámbrico. Sólo se obtendrán todos los beneficios sociales y económicos del dividendo digital si ese espectro se distribuye de manera justa y equilibrada entre las distintas tecnologías de la información y la comunicación, y se aprovechan así sus beneficios para todos los usuarios. Una gestión del espectro eficiente y eficaz es indispensable para ello. Todos los sectores interesados deberán tener muy clara esta cuestión cuando desarrollen sus estrategias para los próximos años.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2014
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad