Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

中文  |  English  |  Français  |  Русский  |  download pdf
                     

Europa lanza un satélite para observar el cambio climático
Primera misión mundial para estudiar el ciclo hidrológico desde el espacio
 
 
image
Crédito de la foto: ESA-AOES Medialab
La misión Humedad del Suelo y Salinidad del Océano (SMOS) efectuará observaciones mundiales de la humedad del suelo en las masas de tierra y de la salinidad de los océanos. Las variaciones de la humedad del suelo y la salinidad del océano son consecuencia del intercambio constante de agua entre los océanos, la atmósfera y la Tierra, es decir el ciclo hidrológico terrestre
 

La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó el 2 de noviembre de 2009 el primer satélite destinado a trazar mapas de salinidad del mar y supervisar el contenido de agua del suelo en todo el planeta. La misión Soil Moisture and Ocean Salinity (SMOS, humedad del suelo y salinidad del océano) vigilará esos indicadores fundamentales del ciclo hidrológico entre tierra, mar y aire, que hasta ahora nunca se habían medido en todo el mundo desde el espacio, y cumplirá una misión importante en la supervisión del cambio climático y la predicción de graves eventos climatológicos.

El SMOS fue lanzado a bordo de un lanzador Rockot de Eurockot GmbH, que despegó del cosmódromo Plesetsk, situado a unos 200 km al sur de Archangel, al norte de la Federación de Rusia. El satélite se encuentra ahora en una órbita heliosíncrona a unos 760 km de la Tierra, y es controlado en nombre de la ESA por el Centre National d’Etudes Spatiales (CNES) de Toulouse (Francia). Una vez comprobado y calibrado su equipo, el SMOS estará operacional en un plazo de seis meses.

Medirá las emisiones de microondas naturales de la superficie de la Tierra, que modifican los niveles de humedad del suelo y la salinidad de los océanos. Cuando los meteorólogos conocen el grado de humedad del suelo, pueden predecir más fácilmente inundaciones, sequías y reservas de agua, así como el tiempo en general. El agua salada circula por debajo del agua dulce, que es menos densa, y el estudio de la salinidad de los océanos facilita información sobre la circulación de las corrientes marinas, que intercambian calor y afectan fundamentalmente al clima. “Los climatólogos que tratan de predecir los efectos a largo plazo del actual cambio climático llevan esperando mucho tiempo” esta información a escala mundial que proporcionará el SMOS, comentó Volker Liebig, Director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA, en el lanzamiento del satélite.

Normalmente, para la detección a escala mundial de la radiación de microondas se necesita una antena demasiado grande, que no se puede lanzar en un cohete. En cambio, el SMOS está equipado con un radiómetro de imaginización en microondas con síntesis de apertura (MIRAS), que conecta 69 pequeños receptores montados en tres brazos que se extienden desde el satélite. Juntos, pueden capturar una banda de 1.000 km de ancho y trazar cada tres días un mapa completo de la Tierra en las que figuran zonas muy aisladas que no se han podido observar fácilmente en tierra. Las imágenes se sintetizarán con una escala de 50 km para la humedad del suelo o 200 km para la salinidad del océano.

 
image
Crédito de la foto: ESA, 2009
En esta imagen de Envisat se observa una enorme masa de plancton que se extiende por todo el mar de Barents cerca de la costa septentrional de Europa. Envisat captó esta imagen el 19 de agosto de 2009 con su espectrómetro programable de resolución espectral media (MERIS), cuya misión principal es efectuar mediciones cuantitativas del color del océano, y también sirve para aplicaciones científicas de estudios atmosféricos y de la superficie de la Tierra
 

Este innovador dispositivo fue creado por Astrium España, que está constituido por EADS CASA Espacio y Astrium CRISA (Computadoras, Redes e Ingeniería SA). El grupo de empresas Astrium es una filial de la European Aeronautic Defence and Space Company (EADS). El satélite que transporta el MIRAS fue desarrollado por la ESA en cooperación con el CNES francés y el Centro español para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). Está basado en la pequeña plataforma de satélite Proteus, concebida y fabricada por Thales Alenia Space (Francia).

El SMOS es el segundo elemento del programa “Earth Explorer” que está llevando a cabo la ESA para reunir nuevos datos medioambientales. Sigue al satélite Explorador de la Circulación Oceánica y de Gravedad (GOCE), que fue lanzado en marzo de 2009, y precede a otras misiones en preparación. Cryosat-2, que medirá el espesor de la banquisa terrestre y oceánica, se lanzará en febrero de 2010. Será seguido en 2011 por ADM-Aeolus, que estudiará la dinámica atmosférica, y la misión Swarm que supervisará el debilitamiento del campo magnético de la Tierra. En 2013 se lanzará la misión EarthCARE que estudiará nubes y aerosoles.

El cohete que lanzó SMOS también puso en órbita, Proba-2, otro satélite de la ESA que, como su antecesor Proba-1, está diseñado para probar diversas tecnologías destinadas a futuros sistemas y equipos de satélites científi cos. Además, Proba-2 lleva dos instrumentos físicos solares belgas y dos experimentos de física de plasma checos. El lanzamiento conjunto de los dos satélites “dará a Europa nuevas herramientas para comprender mejor nuestro planeta y el cambio climático, y lograr nuevos avances tecnológicos”, declaró Jean-Jacques Dordain, Director General de la ESA.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2019
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad