Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

中文  |  English  |  Français  |  Русский  |  download pdf
                     

La energía del futuro
Transformar la utilización y generación de energía y la gestión de las emisiones de carbono a través de las TIC
image
Crédito de la foto: Microsoft
Anoop Gupta
Vicepresidente Corporativo, Política y Estrategia Tecnológica, Microsoft Corporation, Estados Unidoss

formación y la comunicación (TIC) son una herramienta fundamental para afrontar los retos energéticos y climáticos a que se enfrenta el mundo. El ideal de Microsoft es un ecosistema de energías limpias donde las tecnologías de la información:

  • Dan a las personas y organizaciones las herramientas de software necesarias para aumentar la eficacia energética.

  • Aceleran la innovación e implantación de fuentes de energías limpias

Hay cada vez más organizaciones medioambientales, legisladores nacionales y líderes industriales que comparten este ideal. Como se indica en un reciente informe sobre el clima del World Wide Fund for Nature (WWF)1, “probablemente no hay otro sector cuyas posibilidades de ofrecer soluciones con un importante potencial de reducción de emisiones sean tan grandes” como el sector de las TIC. Un estudio recientemente realizado por los consultores McKinsey & Company ha determinado que, gracias a la utilización de las TIC, en el año 2020 se podrían eliminar 7,8 gigatoneladas de emisiones de carbono al año, cantidad superior a la que actualmente emiten en total los Estados Unidos.

Para que esto pueda ser posible, la industria de las TIC ha de aumentar las soluciones informáticas y de TIC que se ponen a disposición de la sociedad, limitando al mismo tiempo su propio empleo energético y su huella de carbono. La evolución del hardware y el software ha acrecentado drásticamente la eficacia energética de la informática. Los ordenadores portátiles más eficaces que están apareciendo en el mercado consumen menos energía que un solo tubo fluorescente. Sin embargo, la industria de las TIC ha de seguir mejorando la eficacia energética de sus productos, pues se cuentan en el planeta más de mil millones de computadoras y cada año se introducen en el mercado 250 millones de nuevos ordenadores portátiles, domésticos y servidores.

Sin embargo, además de reducir su huella de carbono, hay aportaciones a la sostenibilidad medioambiental que sólo la industria de las TIC puede efectuar. Las TIC tienen el potencial exclusivo de capacitar a los particulares, las comunidades, las organizaciones, los científicos y los legisladores para evaluar y entender la repercusión de sus acciones dentro de sistemas complejos. Soluciones que combinan la fuerza de un alto rendimiento, sistemas informáticos en nube con tecnologías ampliamente disponibles (como la telefonía móvil y las computadoras personales) pueden permitir a los particulares y organizaciones tomar medidas que reduzcan los efectos en la sociedad y el planeta.

Las TIC pueden desempeñar un papel fundamental en la reducción de las emisiones de una amplia gama de sectores, desde la gestión inmobiliaria a las telecomunicaciones, sin depender de cambios tecnológicos radicales. Un reciente estudio* del WWF ha encontrado que un aumento de las reuniones y telecomunicaciones virtuales podría eliminar más de tres mil millones de toneladas de emisiones de CO2 en las próximas décadas. “Un ordenador portátil con webcam y conectividad móvil e inalámbrica, así como un software eficaz y seguro, son los principales requisitos técnicos del teletrabajo”, según el estudio.”Estas soluciones ya existen y cuando antes se implanten masivamente, más rápido se lograrán reducciones significativas.” De acuerdo con nuestra experiencia en Microsoft, fomentar que los empleados utilicen nuestras herramientas de teletrabajo y comunicaciones unificadas, en lugar de los viajes, supuso una reducción de viajes por empleado del 10% en 2008, con lo que se eliminaron 100 millones de millas de vuelo y 17.000 toneladas métricas de emisiones de CO2.

El potencial del software, unido a dispositivos cada vez más inteligentes y sensores asequibles, también puede marcar una importante diferencia en cómo las personas entienden y modifican su utilización de la energía en sus hogares. Un primer paso importante es dotar a los hogares con una visión en tiempo real de su consumo energético, en oposición a la información que contienen las facturas y que data de, al menos, un mes. Tenemos el proyecto de incluir “paneles de control” de fácil utilización en los ordenadores domésticos y los teléfonos móviles, que permitirán a los particulares gestionar sus dispositivos domésticos de calefacción e iluminación desde cualquier lugar. En el futuro habrá sistemas de control inteligentes que optimizarán el consumo energético doméstico basándose en partes meteorológicos y otra serie de factores. Estos sistemas, por ejemplo, podrán conocer la ubicación del particular a partir de su teléfono móvil y empezar a calentar o enfriar la casa cuando se dirija a su hogar.

Una de las maneras en que Microsoft trabaja para ofrecer soluciones para el consumo energético doméstico es a través de una aplicación en nube gratuita en línea llamada Microsoft® Hohm™, que permite a los consumidores tener una mejor comprensión de su consumo energético. Hohm ofrece recomendaciones de ahorro energético personalizadas, y nos estamos asociando con los proveedores para ofrecer información automatizada que permita a los usuarios analizar su consumo energético y considerar la manera de mejorarlo.

Para lograr la sostenibilidad energética a largo plazo, en los próximos 20 años será necesario realizar la transición a fuentes de energía que no emitan carbono. Las TIC tienen una función crucial que desempeñar en esta transición, facilitando la investigación en este campo y gestionando el conjunto cada vez más distribuido de energías que alimentan la red eléctrica.

Uno de los problemas que plantean las energías renovables es que su disponibilidad es intermitente: el Sol no siempre brilla y el viento no siempre sopla. Las TIC pueden contribuir a compensar estas fluctuaciones energéticas aportando elasticidad a la demanda — traspasando la demanda en periodos en que la electricidad es escasa y cara a momentos en que sea más abundante y barata — en la medida necesaria para integrar las energías renovables en la red. Los dispositivos con TIC, combinados con sensores inteligentes y consumidores bien informados, pueden hacer que la demanda energética se concentre en periodos de alta generación eólica o solar. El potencial de crecimiento de los vehículos eléctricos hace de la elasticidad de la demanda un tema de especial importancia. La Ford Motor Company ha tomado medidas para abordar este problema gracias a una versión piloto de sistema de comunicación y control vehículo-red eléctrica, que permite a los conductores programar el momento de recarga del vehículo, la duración de la misma y la tasa energética a que se ha de efectuar.

El software está ayudando a los científicos a modelar y perfeccionar fuentes de energía más limpias. Por ejemplo, un sistema de modelización complejo que utiliza multitud de datos, denominado dinámica de fluidos computacional, ha mejorado drásticamente el diseño y ubicación de turbinas eólicas a fin de maximizar su eficacia generadora. Los científicos utilizan la modelización informática para mejorar la disposición de las células solares fotovoltaicas. Los investigadores del Centro de la Supercomputadora de San Diego han creado modelos de “moléculas virtuales” a fin de estudiar la manera de acelerar las reacciones que producen etanol celulósico a partir de los desechos; y los investigadores de la Universidad de California, Berkeley, están aplicando la modelización computacional para mejorar la eficacia de las células de carburante de hidrógeno.

Por último, la transición a una economía energéticamente limpia requiere la capacidad de rastrear y gestionar las emisiones por organizaciones, a escala geográfica y, posiblemente, por productos individuales a lo largo de su cadena de producción y ciclo de vida. Las herramientas de TIC que ofrezcan esta capacidad permitirán a las organizaciones fijar objetivos de reducción de emisiones de carbono y hacer un seguimiento de su progreso, y a los consumidores escoger los productos o servicios que adquieren en función de su huella de carbono. Para ello, Microsoft ha añadido un nuevo Tablero de sostenibilidad medioambiental al sistema de planificación de recursos empresariales Microsoft Dynamics® AX para que las pequeñas y medianas empresas puedan medir y gestionar su huella de carbono utilizando los datos procedentes de sus facturas de electricidad. En colaboración con la Clinton Climate Initiative, hemos creado una herramienta web gratuita que permite a las ciudades más grandes del mundo controlar y reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero. Microsoft también colabora con el Carbon Disclosure Project, una organización independiente sin fines lucrativos, que posee la base de datos más grande del mundo sobre información empresarial sobre el cambio climático, a fin de que las empresas puedan comunicar tal información de manera detallada y normalizada.

Para que la contribución de las TIC a la economía energéticamente sostenible sea óptima, los legisladores habrán de hallar la manera de:

  • Dar ejemplo
    Los gobiernos pueden contribuir a ahorrar energía y beneficiar al medio ambiente incorporando la virtualización y la gestión de energía en su infraestructura de TIC y fomentando el teletrabajo. Estas iniciativas pueden conllevar importantes ahorros y ganancias en términos de eficiencia, demostrando al mismo tiempo cuáles son las prácticas idóneas y contribuyendo a crear un mercado para las soluciones de TIC que reducen el consumo de energía.

  • Invertir en investigación fundamental, capacitación de la infraestructura y nuevas tecnologías
    Los gobiernos han de financiar suficientemente la investigación científica fundamental y la investigación de fuentes de energía renovables y sostenibles con bajas emisiones de carbono. Los gobiernos pueden aprovecharse de la computación en nube subvencionando la infraestructura, como la conectividad en banda ancha a gran escala y la implantación masiva de los censores inteligentes, que muchas soluciones energéticas de TIC necesitan.

  • Reformar los reglamentos energéticos para fomentar la gestión desde la demanda
    Los reguladores encargados de la generación y distribución de energía deberían considerar la posibilidad de adoptar políticas de fijación de precios en tiempo real que abrirían el mercado a la gestión desde la demanda. Si los particulares y terceros pueden acceder a la información sobre utilización y fijación de precios de la energía, aplicándose las protecciones de privacidad convenientes, se dará pie a la innovación, pues las empresas entrarán en competencia por utilizar esos datos, lo que conllevará una reducción del consumo y las emisiones de CO2.

  • Fomentar soluciones ampliamente accesibles
    Un ecosistema energéticamente sostenible ha de buscar la manera de aprovechar el potencial de tecnologías ampliamente disponibles, como la telefonía móvil y la informática personal. Las políticas de fomento de la conectividad y el acceso en banda ancha contribuyen a aumentar la participación en el ecosistema energéticamente sostenible. Para promover la innovación, los legisladores habrán de asegurarse de que las redes eléctricas inteligentes y otras aplicaciones de TIC energéticas y medioambientales garantizan la seguridad, la privacidad y la compatibilidad sin imponer la utilización de una tecnología específica.

Si se quiere lograr un crecimiento a largo plazo económica y medioambientalmente sostenible, será necesario realizar cambios drásticos en nuestro ecosistema energético. Creemos que las TIC tienen un papel fundamental que desempeñar en estos cambios, permitiendo a los países ser más eficientes y acelerando la innovación necesaria para conseguir las fuentes de energía renovable sin emisiones de carbono de la próxima generación. Los supercomputadores más potentes del mundo y las tecnologías ya existentes disponibles tienen una importante función que cumplir para lograr un ecosistema de energías limpias.

Acerca del autor

Anoop Gupta lidera el compromiso de Microsoft con los gobiernos e instituciones de todo el mundo en lo que respecta a las futuras innovaciones tecnológicas, y las políticas y reglamentos que maximizarán sus beneficios para la sociedad. Entre 2007 y 2009, fue el Vicepresidente Corporativo del Grupo de Potencial Ilimitado y Productos Educativos, tras cuatro años como Vicepresidente del Grupo de Comunicaciones Unificadas. Con anterioridad, fue el asistente tecnológico de Bill Gates, Presidente de Microsoft.

En 1986, el Sr. Gupta obtuvo el Doctorado en ciencias informáticas por la Universidad Carnegie Mellon, tras licenciarse en ingeniería eléctrica en el Instituto Tecnológico de la India en Delhi.


1 Outline for the First Global IT Strategy for CO2 Reductions”: WWF, 2008.

2 From workplace to anyplace”: WWF, 2009.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2019
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad