Actualidades de la UIT

Conozca lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones

中文  |  English  |  Français  |  Русский  |  download pdf
                     
Accesibilidad para todos
Reconocimiento de la utilidad del subtitulado en tiempo real
Patricia Graves
 
“Vengo prestando servicios CART desde 1989 y nunca me he arrepentido. En el fondo siento que ese trabajo es lo que siempre quise hacer en mi vida.”

Patricia Graves,
Presidenta, Caption First, Inc.
Ganadora del Premio por Facilitación del Acceso a las Telecomunicaciones Robert H. Weitbrecht, 2009

 
Real-time captioning
 
El subtitulado en tiempo real puede ayudar a las personas participantes en conferencias

Telecommunications for the Deaf and Hard of Hearing, Inc. (TDI), organización de los Estados Unidos promotora del acceso equitativo a las telecomunicaciones, los medios de comunicación y las tecnologías de la información, concede cada dos años el Premio por Facilitación del Acceso a las Telecomunicaciones Robert H. Weitbrecht. Se galardona con este premio a un particular, una organización o empresa que aporte una contribución destacada a la mejora del acceso a las telecomunicaciones, los medios de comunicación y las tecnologías de la información para las personas sordas, con dificultades auditivas o sordomudas.

Antes del surgimiento de la mensajería instantánea por computador o la transmisión de textos por teléfono móvil, las personas con problemas de escucha dependían de un dispositivo llamado teledactilógrafo, o TTY, que se conectaba a un teléfono. Este dispositivo vio la luz gracias a Robert H. Weitbrecht (1020–1983), quien nació sordo y llegó a ser físico y operador de radiocomunicaciones aficionado titular de una licencia.

Weitbrecht se interesó en el código Morse para poder comunicarse por radio con personas sin dificultades auditivas. En 1950 obtuvo un teledactilógrafo radioeléctrico que podía recibir mensajes y logró modificarlo y enviar también mensajes por radio. Al enterarse de sus trabajos, personas sordas le pidieron que adaptase su aparato para poder utilizarlo con un teléfono normal. Tras años de trabajo Weitbrecht fabricó un acoplador acústico que permitía utilizar el TTY con un teléfono, y en mayo de 1964 efectuó la primera llamada telefónica de larga distancia con un TTY.

Asistencia a personas sordas y con dificultades auditivas

Traducción para un acceso a las comunicaciones en tiempo real

He tenido el honor de recibir el Premio por Facilitación del Acceso a las Telecomunicaciones Robert H. Weitbrecht en la 18.ª Conferencia Bienal Internacional de TDI, que tuvo lugar en Wáshington DC, Estados Unidos, del 30 de julio al 1 de agosto de 2009, en reconocimiento de mis “contribuciones precursoras a la traducción para el acceso a las comunicaciones en tiempo real (CART, Communication Access Real-Time Translation) aportadas a lo largo de los años”. La CART se efectúa en dos etapas fundamentales: traducción del inglés hablado a taquigrafía de máquina, y traducción de la taquigrafía de máquina a inglés escrito que aparece en una pantalla como subtítulos. Se trata de una tecnología que ayuda a las personas con dificultades auditivas a desempeñar una función cabal en la sociedad y el lugar de trabajo.

Mientras esperaba sentada para recibir este premio, refl exioné sobre mi propia trayectoria profesional. Comencé mi carrera como periodista jurídica; me gustaba mi trabajo y el entorno era estimulante y gratificante. A medida que fue evolucionando la tecnología y se desarrollaron software que tomaban mis notas estenográficas y las traducían a texto inglés, tuve que pulir mis aptitudes profesionales para lograr que el texto resultase legible instantáneamente. Una vez conseguido ese objetivo, decidí trabajar con personas sordas y con dificultades auditivas. Vengo prestando servicios CART desde 1989 y nunca me he arrepentido. En el fondo siento que ese trabajo es lo que siempre quise hacer en mi vida.

En mi familia hay casos de sordera. Hace muchos años mi hermano asistió a la Escuela de Sordos y Ciegos de Colorado, y yo lo recuerdo cuando aprendía el lenguaje de signos, usaba aparatos de ayuda auditiva e intentaba leer los labios. La filosofía del momento no era una de comunicación simultánea. En mi familia no aprendimos a hablar con signos, aunque mi hermano adquirió fl uidez en el lenguaje de signos americano.

Cuando decidí dedicarme a este nuevo ámbito de acceso a las comunicaciones sólo participaba en el mismo un puñado de colegas. La empresa Caption First, de la que ocupo la presidencia, fue fundada en Chicago en 1989 y al principio nos centrábamos en subtítulos para noticieros de televisión, pero tras recibir la beca federal para la prestación de este servicio, las emisoras de televisión decidieron no proseguir con ese proyecto y nunca pudimos utilizar el dinero de la beca. De últimas eso resultó una bendición, pues entonces me pude consagrar a ayudar a las personas directamente. La empresa se dedicó a tratar de mejorar la vida personal y laboral de las personas gracias a la traducción en tiempo real para el acceso a las comunicaciones.

Al comienzo la tecnología CART consistía en un proyector por encima de la cabeza y un panel de visualización de cristal líquido (LCD), una pantalla en trípode y un software de agrandamiento de texto que funcionaba con un programa DOS. Pasó el tiempo y la tecnología evolucionó. La posibilidad de ayudar a las personas a distancia representó un gran paso hacia adelante. Con ese fin, en un principio se utilizaban líneas telefónicas, pero ahora podemos enviar textos por Internet a la velocidad de la luz y con un alto grado de seguridad.

Una persona puede visualizar en un ordenador un texto en tiempo real, o varias personas hacerlo en diferentes localidades al mismo tiempo, y el texto se puede proyectar en una gran pantalla para grupos de personas. El adelanto más reciente es la capacidad de enviar el programa audio al proveedor CART y volver a recuperar el texto en el mismo dispositivo manual casi simultáneamente. Eso permite a los usuarios ir a fiestas, exposiciones, cenas, donde sea, y gozar de acceso a las comunicaciones allí donde se encuentren, en todo momento, con total discreción. ¡Hoy en día todo el mundo tiene un dispositivo de comunicación móvil en la mano!

La capacidad para fusionar el texto en tiempo real con las difusiones por la web ha ido madurando y evolucionando. Esta tecnología también conduce a la reproducción a petición, según las preferencias del cliente, así como al acceso a una plétora de medios de comunicación archivados.

Una trayectoria personal

A lo largo de los años he tenido el privilegio de ser testigo de la trayectoria de personas con discapacidad auditiva, ya sea ésta repentina, progresiva o innata. He formado parte de la vida de esas personas a medida que éstas aprendían el lenguaje de signos, se adaptaban a los dispositivos de ayuda auditiva y se recibían implantes cocleares. He presenciado las fallas de la comunicación y he tenido el privilegio de facilitar el fl ujo de la misma.

Por eso he aprendido algunas lecciones sobre adaptación, planificación, solicitud de asistencia, aceptación y capacidad de humor en situaciones difíciles. Esas lecciones vitales me han ayudado en mi trayectoria personal, así como para hacer frente a la apreciable pérdida de la vista que padezco últimamente. La experiencia adquirida con mis colegas y amigos sordos me ha facilitado el camino y por eso estoy agradecida.

¿Por qué fui elegida como destinataria del Premio por Facilitación del Acceso a las Telecomunicaciones Robert H. Weitbrecht? Quisiera creer que es porque presto una atención cuidadosa a las necesidades y después encuentro el modo de “lograr que algo ocurra”. Quisiera creer que es porque soy una defensora de la igualdad. Creo en unas condiciones de igualdad, de modo que los usuarios de CART y de la subtitulación puedan tener éxito o fracasar dependiendo de sus propias aptitudes y competencia. Quisiera creer que fui elegida para recibir este premio porque me mantengo al corriente de la tecnología y siempre trato de hacer que las palabras fl uyan armoniosamente hacia allí donde los consumidores necesitan verlas. Quisiera creer que fui elegida a causa de mi dedicación y pasión por la calidad y el profesionalismo.

Pero más allá de esas razones, estoy profundamente agradecida por el honor, y espero vivir muchos años más para seguir escuchando, aprendiendo y aportando un benefi cio a la vida de las personas.

 

  Anterior Versión imprimible Comienzo de la página Enviar correo electrónico a un amigo Siguiente © Derecho de autor de la UIT 2014
Denegación de responsabilidades - Política de privacidad