Pagina Principal UIT Unión Internacional de Telecomunicaciones English Français 
  Copia Imprimible 
Pagina Principal UIT
Página principal : Actualidades de la UIT
  
DE LA RADIOTELEGRAFÍA AL MUNDO DE LA TECNOLOGÍA INALÁMBRICA

De qué manera los procesos y reglamentos de la UIT han contribuido a configurar el moderno mundo de las radiocomunicaciones

Por Valery Timofeev

El siglo del progreso

Los primeros experimentos con transmisiones radioeléctricas se realizaron a finales del siglo XIX. En mayo de 1895 el profesor ruso Alexander Popov, notificó haber enviado y recibido una señal inalámbrica a una distancia de unos 600 metros. Ese mismo año, Guglielmo Marconi logró trasmitir y recibir señales radioeléctricas desde el domicilio de sus padres en Italia. Dos años más tarde, Popov instaló su equipo inalámbrico en una estación terrestre en Kronstadt y en el crucero de la armada rusa “Africa” para comunicar del mar a la costa. Marconi es conocido por haber enviado la primera señal radioeléctrica transatlántica desde el suroeste de Inglaterra hasta Terranova en 1901.

Muy pronto se extendió la utilización de la radiotelegrafía y se empezaron a desarrollar rápidamente sus diversas aplicaciones. Por ejemplo, se demostró el interés de las señales inalámbricas para las llamadas de socorro desde barcos. A principios del siglo XX ya se habían instalado equipos inalámbricos en varios buques transatlánticos.

Como consecuencia de ello, en 1906 la primera Conferencia Radiotelegráfica Internacional reunió a 29 Estados marítimos en Berlín para firmar el Convenio Radiotelegráfico Internacional, en el que se establece el principio de la intercomunicación obligatoria entre tierra y los barcos en alta mar. En el anexo a dicho Convenio figuraba el primer reglamento de la telegrafía inalámbrica. Desde entonces, dicho reglamento se ha ampliado y revisado en varias conferencias de radiocomunicaciones y en la actualidad se conoce como Reglamento de Radiocomunicaciones. Casualmente, fue también en 1906 que el canadiense Reginald Fessenden efectuó la primera radiodifusión de voz humana (véase la edición de Actualidades de la UIT de diciembre de 2005).


Marconi Corporation

La estación inalámbrica de Poldhu en 1901 envió su primera señal transatlántica a Signal Hill, Terranova, gracias a su antena en forma de abanico  


Marconi Corporation

Primeras experiencias a bordo del Elettra  

Un siglo después estamos viviendo otro desarrollo espectacular de la utilización de las comunicaciones inalámbricas. Las soluciones tecnológicas innovadoras que utilizan transmisiones radioeléctricas están sentando las bases de un verdadero mundo inalámbrico. Las radiocomunicaciones se han vuelto omnipresentes en nuestras vidas, desde los dispositivos personales como los teléfonos móviles, los relojes radiocontrolados, los auriculares inalámbricos hasta los equipos de interconexión de redes de uso doméstico o de oficina, los sistemas de posicionamiento radioeléctrico para la navegación, los sistemas de transporte inteligentes (por ejemplo, los sistemas de control de peaje y los sistemas de prevención de colisiones), la teledifusión por radio y televisión, los sistemas de comunicaciones de emergencia y de alerta en caso de desastres. Asimismo estamos observando el desarrollo de nuevas tecnologías tan importantes como la identificación por frecuencias radioeléctricas (RFID) que, por ejemplo, utilizan rótulos que pueden adherirse a prácticamente cualquier objeto y que informan sobre su paradero.

Un ejemplo llamativo de la revolución inalámbrica es el increíble crecimiento de las comunicaciones móviles desde que se instaló el servicio por primera vez. En 1990 sólo existían aproximadamente 11 millones de abonados móviles en todo el mundo. Esta cifra se elevó a más 300 millones a finales de 1998, y a finales de 2004 se disparó hasta 1.750 millones, según las estadísticas de la UIT (véase la Figura 1).

 

  Las radiocomunicaciones se han vuelto omnipresentes en nuestras vidas, ya sea para escuchar las noticias, hacer llamadas telefónicas o conectar casa y oficina a la red con aparatos inalámbricos de última generación. También son un elemento primordial de las comunicaciones de emergencia y de los sistemas de navegación y de transporte inteligente

Estamos presenciando la implantación total de los sistemas móviles de tercera generación (3G), basados en las normas IMT-2000 de la UIT. Según datos proporcionados por el sector industrial, más de 250 millones de usuarios se están beneficiando de los servicios de las IMT-2000, y esa cifra podría ascender hasta 1.000 millones al finalizar el presente decenio. La Conferencia Administrativa Mundial de Radiocomunicaciones de 1992 (CAMR-92) estableció el marco para el desarrollo de la tercera generación; entre otras disposiciones reglamentarias, se determinaron a nivel mundial las bandas del espectro de frecuencias radioeléctricas que utilizarán los distintos países cuando instalen sistemas IMT-2000.

La dimensión internacional

Para funcionar correctamente, todos los sistemas de radiocomunicaciones utilizan frecuencias radioeléctricas adecuadas. Ahora bien, las ondas se propagan según las leyes de la física y las frecuencias radioeléctricas no respetan las fronteras nacionales. En ocasiones esto es consecuencia de una acción voluntaria a fin de prestar servicios de radiocomunicaciones internacionales, por ejemplo, en el caso de los sistemas satelitales y de radiodifusión de alta frecuencia, o de las comunicaciones aeronáuticas y marítimas. Para acompañar la evolución de las tecnologías radioeléctricas, la comunidad internacional ha creado estructuras para coordinar las actividades relativas a la utilización del espectro y la prevención de interferencias radioeléctricas.

Figura 1 — Crecimiento de las comunicaciones móviles

 
Fuente: Indicadores de Telecomunicaciones Mundiales de la UIT, 2005.  

En la primera Conferencia Radiotelegráfica (Berlín, 1906) se estableció el Cuadro internacional de atribución de bandas de frecuencias, por el que se asignan frecuencias entre 500 y 1.000 kHz para uso público en el servicio marítimo, una banda de frecuencias (inferior a 188 kHz) para las comunicaciones de larga distancia desde estaciones costeras, y otra banda (188–500 kHz) para estaciones militares y navales inaccesibles para el público. Con el fin de facilitar y reforzar esta cooperación internacional se crearon estructuras y procedimientos de organización.

En 1927, en la Conferencia Radiotelegráfica de Washington se estableció el Comité Consultivo Internacional de Radiocomunicaciones (CCIR) para el estudio de problemas técnicos relativos a las radiocomunicaciones. En 1932 la Conferencia de Plenipotenciarios de Madrid decidió modificar el nombre de la Unión Telegráfica Internacional y sustituirlo por el de Unión Internacional de Telecomunicaciones, y decidió asimismo que la UIT se rigiera por un único Convenio Internacional de Telecomunicaciones, complementado por el Reglamento Telegráfico, el Reglamento Telefónico y el Reglamento de Radiocomunicaciones. La nueva denominación que entró en vigor el 1 de enero de 1934 debía reflejar mejor todo el alcance de las actividades de la Unión, que para entonces abarcaban todas las formas de comunicación alámbrica e inalámbrica.

Los resultados de la Conferencia de Madrid tuvieron varios efectos en las radiocomunicaciones. Uno de ellos consistió en la división del mundo en dos regiones (Europa y las demás regiones) a los efectos de la atribución de frecuencias. El segundo efecto fue el establecimiento de dos cuadros técnicos, uno para las tolerancias de frecuencias y el otro para las anchuras de banda de emisión aceptables, y el tercero consistió en establecer normas para el registro de nuevas estaciones.

El objetivo de la Conferencia de Plenipotenciarios que se celebró en 1947 en Atlantic City (Estados Unidos) fue desarrollar y modernizar la UIT. En virtud de un Acuerdo firmado con las Naciones Unidas, la UIT se convirtió en un organismo especializado de Naciones Unidas el 15 de octubre de 1947, y estableció su Sede en Ginebra. Desde entonces la UIT ha continuado desempeñando una función de vital importancia en la gestión general del espectro de frecuencias radioeléctricas y sus actividades han tenido notables repercusiones en la gestión nacional del espectro.

 

Figura 2 — El proceso de la CMR

El proceso de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR)

El espectacular aumento de la demanda de atribución de frecuencias registrado desde 1940 causó una grave congestión en las bandas de frecuencias inferiores y se empezó a explorar seriamente la utilización de las bandas de frecuencias superiores. Ya en 1979 se reconoció la necesidad de obtener frecuencias adicionales. Por consiguiente, la Conferencia Administrativa Mundial de Radiocomunicaciones de 1979 (CAMR-79) revisó minuciosamente el Cuadro de atribución de bandas de frecuencias de la UIT, lo que dio lugar a un maratón diplomático que se prolongó durante más de tres meses con el objeto de estimular el desarrollo de las bandas de frecuencias superiores, especialmente las que se encuentran por encima de 20 GHz entre otras cosas.

Desde la CAMR-79, habida cuenta de la enorme demanda de espectro, se han revisado y actualizado casi constantemente el Reglamento de Radiocomunicaciones y, en particular, el Cuadro de atribución de bandas de frecuencias de la UIT a fin de seguir el ritmo de la rápida expansión de los sistemas existentes y de las nuevas tecnologías inalámbricas avanzadas que necesitan una gran cantidad de espectro. Las Conferencias Mundiales de Radiocomunicaciones de la UIT (CMR) se sitúan en el centro de este proceso de actualización, que constituye el punto de partida para una gestión nacional del espectro (véase la Figura 2).

En los años 80 surgió la preocupación por garantizar un acceso equitativo a los recursos de espectro y de órbita, debido, en particular, a las necesidades desiguales de los países desarrollados y los países en desarrollo en función del volumen de recursos y del acceso oportuno a los mismos. Por consiguiente, el principio de planificación apriorística de recursos de espectro y de órbita fue incorporado a la UIT en una serie de conferencias de planificación celebradas durante esa década y en las que se abordaron principalmente los servicios de radiocomunicación espacial.

  Valery Timofeev, Director de la Oficina de Radio-comunicaciones de la UIT

De conformidad con la Constitución, la UIT se encarga de la atribución de espectro y del registro de asignaciones de frecuencias, de las posiciones orbitales y otros parámetros de los satélites “a fin de evitar toda interferencia perjudicial entre las estaciones de radiocomunicación de los distintos países”. Por lo tanto, el sistema de gestión internacional del espectro se basa en los procedimientos reglamentarios de notificación, coordinación y registro de frecuencias. Es una función esencial que ofrece a las administraciones la garantía de que sus servicios son reconocidos internacionalmente y están coordinados con los servicios de otras administraciones.

 

Conozca las Conferencias Mundiales de Radiocomunicaciones

La próxima Conferencia


British Telecom

 

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2007 (CMR-07)
(Ginebra, 15 de octubre–9 de noviembre de 2007)

Esta Conferencia examinará aproximadamente 30 puntos del orden del día, que abarcan casi todos los servicios de radiocomunicaciones terrestres y espaciales. Entre los temas de debate de la Conferencia figuran numerosas aplicaciones, como las telecomunicaciones móviles internacionales de tercera generación (IMT-2000) y sistemas posteriores a las IMT-2000, las estaciones en plataformas a gran altitud (HAPS), la radiodifusión por altas frecuencias y las de los sistemas mundiales de socorro y seguridad marítimos (SMSSM).

Logros notables entre 1995 y 2003

 


Siemens

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2003 (CMR-03)
(Ginebra, 9 de junio–4 de julio de 2003)

  • Se atribuyeron nuevas frecuencias a los servicios móviles en las bandas 5.150–5.350 MHz y 5.470–5.725 MHz para sistemas de acceso inalámbrico, incluidas las redes radioeléctricas de área local (RLAN).

  • La UIT reafirmó su apoyo a que prosiga la instalación de comunicaciones móviles inalámbricas, al reconocer la necesidad de proporcionar una visión mundial para la futura evolución de los sistemas IMT-2000 y sistemas posteriores a las IMT-2000, entre los que cabe mencionar los sistemas de 3G y sus mejoras, así como los sistemas de WLAN, de conectividad de corto alcance y de radiodifusión. A raíz de su compromiso, la UIT está realizando estudios técnicos y operacionales a fin de elaborar Recomendaciones para el futuro desarrollo de estos sistemas. En estos estudios se tendrán en cuenta las necesidades particulares de los países en desarrollo, entre otras cosas la utilización del componente satelital de las IMT-2000 para lograr una cobertura satisfactoria en esos países.

  • Se aprobó una Resolución que sienta las bases para la instalación de nuevas tecnologías para aplicaciones de comunicaciones de banda amplia y banda ancha para la protección del público y el socorro en casos de desastre. En la Resolución se enumeran bandas y gamas de frecuencia específicas, que la Conferencia identificó para su utilización en cada región a fin de ofrecer soluciones avanzadas en materia de protección del público y socorro en casos de desastre. En dicha Resolución se recomienda encarecidamente que los países utilicen lo máximo posible esas bandas armonizadas regionalmente. Una de las ventajas de la armonización del espectro es el mayor potencial para el interfuncionamiento en casos de desastre o emergencia (véase artículo Radiocomunicaciones para protección pública y operaciones de socorro).

  • Asimismo se aprobó una nueva Resolución sobre la utilización de la banda 108–117,975 MHz por servicios aeronáuticos, en la que se reconoce la necesidad de que la comunidad aeronáutica preste servicios adicionales a fin de mejorar los sistemas de navegación y vigilancia, así como el acceso de los pasajeros a los servicios de correo electrónico y de internet mediante enlaces de telecomunicación de datos. Esta Resolución también toma en consideración la necesidad de que la comunidad de la radiodifusión preste servicios de radiodifusión sonora digital terrenal.

 


Sony

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2000 (CMR-2000)
(Estambul, 8 de mayo–2 de junio de 2000)

  • Los resultados de esta Conferencia han permitido a la industria desarrollar e instalar una gran cantidad de nuevos y sofisticados sistemas de comunicación radioeléctricos. La Conferencia fue aclamada porque se abordaron satisfactoriamente cuestiones cada vez más complejas, en particular, la manera de compartir el espectro de radiofrecuencias (un recurso limitado) ante el rápido aumento de los sistemas radioeléctricos en todo el mundo.

  • Se logró un acuerdo relativo al espectro adicional para las IMT-2000, dando efectivamente luz verde a la industria de sistemas móviles en todo el mundo para que se instalen redes y servicios de tercera generación. Mediante esa decisión se establecieron tres bandas comunes en todo el mundo para los países que desearan poner en marcha el componente terrenal de las IMT-2000.

  • Se adoptó un nuevo plan de radiodifusión por satélite para Europa, África y Asia-Pacífico que permitiera la distribución de señales directas de radiodifusión de televisión por satélite a una base de clientes cada vez más amplia.

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 1997 (CMR-97)
(Ginebra, 27 de octubre–21 de noviembre de 1997)

  • Hay que señalar la replanificación del servicio de radiodifusión por satélite, que estaba experimentando un rápido crecimiento en todo el mundo para la transmisión de señales de televisión directamente a los usuarios.

  • Asimismo, se logró un acuerdo entre los operadores de nuevos servicios móviles por satélite, que sentó las bases para el desarrollo de nuevos sistemas mundiales de radiodifusión por satélite con los que se pudieran distribuir aplicaciones de internet y multimedios a los hogares y empresas de todo el mundo.

 


ESA

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 1995 (CMR-95)
(Ginebra, 23–octubre a 17 de noviembre de 1995)

  • Se atribuyó espectro adicional al servicio móvil por satélite (SMS) para los sistemas de pequeño LEO (que funcionan por debajo de 1 GHz). Estos sistemas servirían para prestar servicios móviles de datos.

  • El debate relativo a la aprobación de sistemas de servicios fijos por satélite en órbita no geoestacionaria, como el “Teledesic”, culminó en el acuerdo de atribuir al sistema 400 MHz de espectro en las bandas de 19 GHz y 29 GHz. Se consideró que las decisiones sobre el Teledesic podrían tener enormes repercusiones en el desarrollo de nuevos sistemas de fibra en el cielo “fibre-in-the-sky”.

 

 

Comienzo de la página - Comentarios - Contáctenos - Copyright © ITU 2014 Reservados todos los derechos
Contacto público : Unidad de la Comunicación de la Unión
Fecha de creación : 2014-07-13